• LPSL

Vergés se sumó a la campaña del Adolfo

El exconcejal Alfonso Vergés se sumó a la campaña de Adolfo Rodríguez Saá y esta semana circularon fotos que los muestran juntos en una reunión realizada en el Sindicato de Panaderos.

Cuando Vergés reemplazó a Daniel Pérsico en la Intendencia acusaba a los hermanos Alberto y Adolfo Rodríguez Saá de los peores delitos, los cuales incluían instigación al homicidio. Sin embargo fallecido Juan Carlos Mazzón y sin un padrinazgo político que subsane la falta de votos, el ex opositor se arrojó a los brazos del gobierno provincial.


Durante el lapso en que Vergés estuvo a cargo de la intendencia financió la impresión del libro del periodista Carlos Ortiz “Dos décadas de poder feudal”, dedicado íntegramente a denunciar la corrupción de los Rodríguez Saá. En la página 83, en el capítulo VI, titulado “Crímenes impunes”, mezclados con el asesinato de los chicos Luna-Martínez, aparecen las muertes de Alberto Ophinger, Catriel Sosa, Mario Pueyo Murillo, Mario Cecil Quiroga Luco, Dora Adaro y el ex concejal Osvaldo Ochoa, todos en los que el entonces periodista de cabecera de la Multisectorial vinculaba al gobierno provincial.


Vergés pretende trato de “ex intendente” pero cuando se presentó a elecciones en septiembre de 2009 rifó la lucha por la autonomía municipal y fue derrotado por Alicia Lemme. Entonces en una actitud histérica el ex concejal denunció a los Rodríguez Saá por fraude y encabezó una marcha en la que no ahorró insultos contra el gobierno.


“A través de esta pelea en la justicia vamos a dilucidar la pata macabra del fraude de los Rodríguez Saá, los 24 años de fraude; desde la Lista Naranja en adelante, sólo los sostiene el fraude", dijo. “El oficialismo provincial espera de los puntanos sensaciones de frustración colectiva; eso es lo quiere el régimen, nos quieren adormecer, quieren que no pensemos, quieren que nuestros niños en vez de deporte tengan drogas en las esquinas, quieren que nuestros médicos en vez de tener salud se dediquen a otra cosa, quieren tener Plan de Inclusión y rehenes, toda la vida rehenes. Por eso vamos a pelear con sangre y fuego por la verdad y por la justicia y no vamos a claudicar nunca en la lucha", prometió entonces.


"Quiero pedirles a ustedes, quiero pedirle a Dios, que nos dé una sola fuerza, una fuerza final que nos impulse a no movernos de este lugar, a pelear con sangre y fuego por la verdad y la justicia. Tenemos que pelear, tenemos que saber de dónde venimos y hacia dónde vamos; eso es lo que nunca debemos olvidar", dijo, y convocó “ a los vecinos, a los municipales y a los dirigentes, a que no entremos en la postura cómoda de decir si siempre hicieron fraude, lo seguirán haciendo, mirando para un costado cuando un pueblo reclama”.


El final del discurso de Alfonso Vergés ese día fue perturbador: "No le quepa la menor duda a este régimen perverso que cuando decidamos quemar la Casa de Gobierno, la vamos a quemar y con ellos adentro", concluyó.


No fue hace tanto, fue en 2009, y ahora desde hace algunos meses Vergés ha intentado reverdecer sus intenciones de postularse como candidato para las próximas elecciones, pero dentro del oficialismo la militancia adolfista de paladar negro también tiene aspiraciones y mira con desconfianza a los recién llegados porque recuerdan cuando en 2004 rompían vidrios en las marchas y pedían “intervención a la provincia y cárcel para los Saá”.