• LPSL

Una mujer fue brutalmente golpeada y se viralizó su pedido de ayuda

Mientras la Secretaria de la Mujer de la Provincia marchaba con sus funcionarias/os y empleadas/os en Quines, muy cerca en la localidad de Concarán una mujer vivía el horror de la violencia de género sin apoyo alguno ni institución cercana a la cual recurrir.

Andrea Delucca grabó un video que se viralizó en las redes en San Luis en las útimas 48 hs. Los estragos en su rostro no alcanzan para describir la violencia sufrida a manos de José “El Loco” Dethier quien no ha sido detenido hasta el momento. 

Dethier no ha sido pareja de la víctima, es un hostigador que sabe que su víctima está sola. El Domingo a la madrugada llegó borracho luego de que lo echaran de un bar y quiso obligar a Delucca a tener relaciones sexuales. Ante la negativa molió a palos a la mujer. Andrea, dolorida y llena de miedo, le pidió en ese video viral a la jueza de Familia de Concarán, Daniela Estrada, que la proteja, que está sola, que tiene miedo.

En el viral, Andrea cuenta que fue golpeada con un ladrillo en la cabeza por el maltratador porque se negó a tener relaciones sexuales con él, porque le dijo NO. Andrea es madre de tres hijos, tiene miedo por ella y por su familia. Ahora se encuentra en el hospital y sus heridas necesitan 30 días para recuperarse pero igual se siente insegura porque el agresor la amenazó con esperar a que salga y le dijo “la próxima te voy a matar”.

Cuando esto sucedía, la Secretaria de la Mujer, Adriana Bazzano, realizaba en Quines otro video, uno para El Diario de la República de los hermanos Rodríguez Saá donde el eje estaba puesto en elogiar al gobernador. Pareciera que todas nuestras dependencias públicas tienen como único fin alimentar el ego del gobernante en vez de atender las necesidades de los ciudadanos para los cuales fueron creadas.

La jueza recibió a Andrea, recibió la denuncia y ordenó una medida de restricción perimetral, que ya sabemos no detiene al agresor, que sabemos multiplica su furia porque ahora Andrea además de haberle dicho NO le prohíbe acercarse. La restricción es solo un papel y a los agresores no les importa, el Estado provincial y la Justicia no implementan políticas que obliguen a los agresores ante la primera denuncia a realizar terapia contra el control de ira, sensibilización sobre género, deconstruir esa cultura machista que los hace considerar a las mujeres objetos de su propiedad.

La víctima manifestó a la jueza que ante agresiones anteriores no quisieron tomarle las denuncias en la Comisaría de Concarán. Andrea es víctima por donde la miremos, víctima de la violencia machista, víctima de su situación económica y víctima de la inoperancia del Estado. Sin recursos para irse a un lugar más seguro, sin contención para atravesar el estrés postraumático de haber sufrido una violencia animal y con ninguna garantía de que no volverá a ocurrir. Andrea subsiste de vender pastelitos caseros, ahora que está internada no puede trabajar. Ella estudia porque quiere salir de esta situación de precariedad que somete a las mujeres a quedarse donde están, sus hijos estudian en la universidad. Son una familia monoparental luchando por salir adelante como otras miles. En eso también está sola Andrea y todas las Andreas de la provincia mientras sí hubo plata para imprimir carteles para la Secretaría De la Mujer y trasladarse a Quines a decir que el Gobernador hace todo fantástico.

El Domingo a la madrugada sufrió la terrible golpiza, pudo escapar hacia la calle y fue ayudada por los vecinos, sino hubiera llegado hasta la puerta tal vez Andrea no habría podido grabar ese video en el que ruega ayuda. El agresor no fue detenido. Algo está muy mal con la violencia de género en San Luis y el Estado, ausente.