• LPSL

Tras su pase al saaísmo, Macagno aspira ser candidato a diputado nacional en una colectora "K-Saá"

Luego de su actitud genuflexa y su vuelco político, Luis "El Piri" Macagno (como se hace llamar) prepara su estrategia política con vistas a ser candidato a Legislador nacional en 2019. A su raid mediático y proyectos "express", se le suman las ganas de volver a Buenos Aires de la mano de una candidatura impuesta.

FOTO: LÁTIGO WEB


El concejal trabaja en coordinación con el oficialismo provincial, fue el mismo Alberto quien

le pidió una prueba de fe y lo mandó a romper el bloque San Luis Somos Todos en el HCD capitalino. Algo que el alguna vez opositor al feudo hizo inmediatamente.


Actualmente su trabajo se basa en la presentación de proyectos de escasa calidad, sin asidero real y que tienen como objetivo, la chicana política y la desfinanciación del Estado Municipal. Cuando ni siquiera paga impuestos en la Ciudad ya que reside en una nueva casa en Juana Koslay, pretende que todos los vecinos de la ciudad paguen de sus bolsillos su demagogia legislativa.


Piri, aún no se recuperó de la derrota que recibió de manos de Roberto Espíndola, cuando perdió la presidencia del HCD. La relación con los trabajadores municipales está rota, quienes le recriminaron en las redes haber trabajado para que él llegara a la banca que hoy ostenta. Ni siquiera su mujer lo acompañó renunciando a su actual trabajo en el Municipio.


Acostumbrado a vivir del Estado, Macagno pretende seguir ligado a la función pública por algún tiempo más, ya que el próximo año termina su periodo como concejal. Para ello busca a través de Diego Bermúdez, -uno de los secretarios de Cristina Kirchner-, y del diputado Wado de Pedro, ir prendido en una lista colectora que podrían llevar los hermanos Rodríguez Saá, en caso de que Alberto sea candidato.


Según su plan, sería la expresidenta quien "obligaría" a Alberto Rodríguez Saá a llevar a Macagno como candidato a diputado nacional, un anhelo que persigue desde hace años en especial por el condimento salarial que eso conlleva y que siempre le fue esquivo por escaso acompañamiento popular. El panorama no es nada fácil ya que el Adolfo no resignaría una banca a favor del actual concejal quien no mide ni traduce en votos la confianza que pide.


Además muchos dirigentes del oficialismo lo miran de reojo, sobre todo por su pasado reciente, donde traicionó al espacio que lo ubicó como dirigente. La dualidad de Macagno tampoco es de fiar en medio de una interna feroz en el PJ puntano, con los enfrentamientos a la orden del día y la mira en la conducción.


En el sector ultra K puntano tampoco hay buenas vibras con él, a pesar de refanatizarse en las últimas semanas muchos recuerdan su “tibieza” a la hora de “bancar” al proyecto Nacional y Popular en la provincia; además de su falta de militancia en el territorio y la ostentosa vida de “niño rico” que lleva. Asimismo, para todo el arco político es muy difícil poder confiar en alguien capaz de traicionar hasta a su propia familia.


Daniel Sosa y las hermanas Serrano todavía recuerdan los viajes a Punta del Este del "Piri" y sus vacaciones lujosas en medio de crisis institucionales del "Proyecto".