• LPSL

Silencio stampa: los medios saaístas y el apagón mediático a un ministro de Alberto

Los medios hegemónicos provinciales que son manejados por los Rodríguez Saá para ocultarle la verdad a los ciudadanos y ensuciar opositores políticos, se encargaron de no mostrar en sus páginas el juicio contra uno de sus ministros y un ex funcionario. 

Anoche culminaba el juicio federal al ministro Sergio Freixes y a Mario Zavala, ambos fueron condenados a 5 años de prisión y a 10 de inhabilitación para ocupar cargos públicos. El Tribunal los encontró culpables del delito de coacción agravada por haber hecho firmar las renuncias anticipadas a jueces antes de asumir sus cargos.   El blindaje mediático que afecta a la provincia de San Luis es uno de los mayores obstáculos para una Democracia plena. Los medios online independientes gracias a las redes sociales pueden hacer llegar en alguna medida lo que pasa en la provincia.   A la hora del fallo en el TOF, comenzaba a circular en los medios adictos al saaísmo la noticia de la renuncia de la ministra de Salud, Graciela Corvalán. Tan oportuno alejamiento hace pensar en un intento muy burdo de tapar el sol con un dedo para evitar pronunciarse sobre la renuncia que debería ocurrir hoy; la de Sergio Freixes al cargo de ministro y a la banca de senador. Durante los días que duró el juicio y ya en vísperas de la sentencia, comenzaron a ocurrir hechos sospechosos y violentos contra la oposición para utilizarlos de titulares en los medios rodriguezsaaístas y tapar el escándalo gubernamental de un ministro acusado de coacción agravada.

Hoy debería renunciar el ministro de Medio Ambiente, Campo y Producción, Sergio Freixes, condenado ayer. Estará libre hasta que la condena quede firme, y eso le permite seguir en funciones, pero ¿es correcto que un funcionario público condenado por coacción agravada continúe en su cargo?. También debe recordarse que a partir del juicio se supo que Freixes no tiene el secundario terminado y ha ocupado cargos como el de Ministro de Legalidad y Relaciones Institucionales cuando cometió el delito en el anterior gobierno de Alberto Rodríguez Saá. Si la condena queda firme tal vez se haga tiempo para terminar sus estudios, quién sabe, pues constituye un pésimo ejemplo para nuestros jóvenes que personas sin preparación ocupen cargos ministeriales y luego cometan delitos contra profesionales, obstruyendo sus carreras o condicionándolos, y hace pensar que para el oficialismo da lo mismo un burro que un gran profesor.

Durante la jornada se espera que no sea solo Graciela Corvalán quien renuncie como chivo expiatorio para tapar con un poco de ruido el estrepitoso cimbronazo del fallo del Tribunal federal de San Luis que ha hecho crujir al gobierno provincial.