• LPSL

Se termina la beca y 14.000 jóvenes quedan sin ingresos y sin empleo

En 2017 Alberto y Adolfo Rodríguez Saá reunieron en el estadio “Juan Gilberto Funes” a los 13.700 jóvenes que se habían inscripto en la Beca Soñamos Junto a Vos. Era una estrategia de campaña para captar el voto joven y así lo consiguieron con una beca de $7.500 por mes durante un año.

La principal beneficiada de esta campaña fue la actual senadora Eugenia Catalfamo que acompañaba a Adolfo en la fórmula de las elecciones del año pasado, y pudieron, así, trasladarle con las becas el voto de los más jóvenes a un político que era un extraño para los que tienen menos de 30 años ya que su última gobernación en la provincia terminó en 2001 con su renuncia.

Ayer cuando los jóvenes fueron a cobrar,  les avisaron que este es el último mes, que no hay noticias del Gobierno sobre otras alternativas para estos miles de jóvenes de la provincia. La beca consistía en que presentaran proyectos y recibirían el subsidio mensual de %7.500 por realizarlos.

Este ingreso de dinero en los bolsilos de nuestros jóvenes de familias precarizadas y de sueldos bajos, esquema estructural de la sociedad de San Luis donde la desigualdad y la brecha entre los que tienen mucho y los que tienen poco es enorme, fue un parche para mitigar la falta de empleo genuino para los pibes y sus padres.

Ahora que la beca se acaba, miles de jóvenes en edad productiva no tienen dónde trabajar en una provincia que ve cerrar sus fábricas sin que el Gobernador y sus funcionarios hagan nada para evitarlo.

Es predecible que el año que viene, cuando ambos hermanos Rodríguez Saá necesiten otra vez el voto joven para las candidaturas que detentan, volverán a recurrir a los sueños y necesidades de nuestros jóvenes con alguna otra aspirina para aliviarle el desempleo por unos meses. Posiblemente otro joven de su partido, tal como ocurrió con Catalfamo, hijo de amigos y funcionarios leales al poder con todas las necesidades satisfechas y que nunca necesitó trabajar para comer mientras estudiaba en otra provincia, será el nuevo flautista de Hamelín que deberá arrear a los pibes en su necesidad para votar la plutocracia que gobierna San Luis desde hace 40 años.