• LPSL

Santarone y Magallanes de campaña con la muerte del empleado de Serba

El inexplicable Secretario General de Serba, Edgar Magallanes, recuperó unos efímeros cinco minutos de fama a raíz del accidente en el que falleció Julián Escudero, un empleado de Serba que descendió a efectuar tareas de mantenimiento en una llave ubicada a seis metros de profundidad y sufrió un fuerte golpe en la cabeza. Magallanes efectuó un mini raid mediático que fue explotado por el también inexplicable Facundo Santarone, un ex empleado de los Rodríguez Saá echado por corrupto y en la actualidad enrolado –junto a otros muchos ex funcionarios del gobierno provincial- en las filas del poggismo desde donde –aseguran- tienen pensado “renovar” la política.

Santarone y Magallanes no tuvieron reparos en caer en la bajeza de utilizar políticamente la muerte del trabajador de Serba convencidos de que de ese modo mejorarían la intención de voto de Gastón Hissa. A tanto llega la pobreza estratégica de Santarone, que esta semana el diarito Todo un País publicó en tapa la grilla de candidatos a la intendencia, en la que no incluyó a Enrique Picco. Una negación similar a la de Mauricio Macri cuando dijo la semana pasada que para el gobierno las PASO no habían ocurrido.


La última noticia de la que Magallanes había sido protagonista ocurrió hace veinte días, cuando la jueza Virginia Palacios procesó al sindicalista en una causa iniciada por la municipalidad, cuando Magallanes fue descubierto junto a otros dos empleados pidiendo coimas por las que –incluso- entregaron recibos. Magallanes fue denunciado también porque, como director de Deportes intentó contratar de manera directa a la empresa que proveyó la indumentaria para los Juegos Evita, entre otras varias irregularidades.


Antes, en 2006, Magallanes también había sido procesado por la jueza Mirta Esley en otra causa iniciada por empleados municipales quienes fueron estafados por el sindicalista a través del cobro de las cuotas descontadas de préstamos concedidos por una financiera. Magallanes recibía de la municipalidad el dinero descontado pero nunca le pagó a la financiera y entonces a los empleados les embargaron el sueldo.


Magallanes en la década del 90 se apoderó del sello del gremio de Obras Sanitarias y desde entonces militó en el Adolfismo, luego con Carlos Ponce, luego con Claudio Poggi y ahora está aliado a Gastón Hissa, quien ha cimentado su estrategia comunicacional en el periódico Todo un País; Radio Dimensión (donde Nino Romero encabeza la avanzada poggista); la web El Puntano; El Chorrillero; la web Zbol y Radio La Bomba, en Villa Mercedes.


La suma de todos los medios, todos ellos de innegable filiación poggista, determina que Santarone financia mensualmente a más de 30 periodistas, todos ellos dedicados a exaltar de manera heroica la condición de “opositores” de los ex funcionarios repudiados por los Rodríguez Saá, como así también a “pegarles patadas por debajo de la mesa” a quienes alertan respecto al pasado de los presuntos arrepentidos. Como por ejemplo en 2015 cuando Santarone financió desde la SAPEM una campaña sucia de afiches, amplificada luego a través de medios anónimos.


A fines de 2015 un mes antes de dejar el gobierno, Claudio Poggi destinó a la SAPEM que manejaba Santarone una repentina partida de 50 millones de pesos. La SAPEM al igual que la Universidad de la Punta fueron armadas por los Rodríguez Saá como unos inmensos agujeros negros de dinero de cuyo gasto nadie da explicaciones.Un simple ejercicio de observación determina que los medios con los que cuenta el poggismo no disponen de pauta publicitaria, entonces una de las preguntas que nadie ha respondido nunca es cómo se han sostenido durante los pasados cuatro años todos esos periodistas. La segunda pregunta es cómo se han sostenido todos esos ex funcionarios enrolados súbitamente dentro de la oposición que quedaron desocupados desde que Poggi dejó de ser gobernador.


Los medios del poggismo le otorgaron tipografía catástrofe al accidente sufrido por el empleado de Serba, pero se cosieron la boca respecto al segundo procesamiento judicial contra Magallanes.