• LPSL

Rodríguez Saá retiene los fondos y perjudica a los usuarios del transporte urbano

Desde que se anunció el cese de los subsidios por parte del gobierno nacional, todas las provincias comenzaron a absorber los costos en los servicios de transporte para evitar que las empresas se fundan o bien trasladen la quita en el precio del boleto. No es el caso de San Luis, donde el gobernador por su egoísmo político quiere que los vecinos paguen 30 pesos el boleto de colectivo.

La crisis que sufren las empresas de transporte en San Luis son fruto de la intencionalidad política de Rodríguez Saá al negarse a girar los fondos que permitirán seguir manteniendo el boleto subsidiado. Los recursos enviados desde Nación persiguen tal fin.


Más preocupado por anuncios publicitarios que por la realidad provincial, Alberto deja de manifiesto que no le interesan los vecinos que toman el colectivo día a día.


Este miércoles, el presidente de Transpuntano anunció que pidió un incremento del boleto para llevarlo a $ 25.80, la misma solicitud requiere un aumento para Julio y el valor alcanzaría los $ 29.70. El servicio interurbano ya tuvo un incremento del 50 por ciento el pasado 4 de enero.


Aún no se sabe qué es lo que ha hecho el gobierno con el dinero que recibió para transporte, como todos los fondos que se manejan en el estado no hay información al respecto. Mientras tanto hay cada vez más adjudicaciones a empresas amigas con el objetivo de hacer caja para las próximas elecciones.