• LPSL

Quienes se juegan la presidencia de concejo deliberante

Las próximas semanas en el Legislativo municipal se darán definiciones cruciales con respecto a lo político.

Los cargos que se pondrán en juego son la presidencia, dos vicepresidencias y secretarias Administrativa y Legislativa. Además de las prosecretarias correspondientes. El año que viene será de elecciones y quien obtenga la presidencia puede impulsarse en la carrera por la Ciudad.


Roberto González Espíndola, Federico Cacace, Juan Domingo Cabrera y Javier Suárez son los concejales que quieren presidir el Concejo Deliberante. Para ello están afilando los acuerdos y negociaciones antes de la sesión preparatoria. El consenso y la “rosca” serán claves en lo que viene a meses de comenzar con las campañas políticas.


Quien dio la primera estocada es el actual presidente, González Espíndola que hizo una jugada astuta que generó polémica y que busca asegurar su presencia en la sesión. Bajo una resolución firmada por él mismo, intenta que no desarrollen las sesiones mientras no se encuentra el intendente.


Esta movida es peligrosa. Ya que de perder la votación del proyecto Espíndola quedaría golpeado y podría significar la fractura total de su bloque. De obtener resultado positivo también podría significarle reforzar su liderazgo a pesar de que en los últimos tiempos ha ido creciendo la desconfianza y la interna al interior de su bloque.


El actual presidente del Legislativo tiene varios escollos en contra. Uno es su falta de apertura, los concejales de la oposición consideran que su gestión fue prácticamente a “puertas cerradas” y resultó que no se tratara ningún tema de importancia. Sin embargo, hacia afuera se mostró muy abierto a recibir en su despacho a los vecinos.


Se sabe que González Espíndola es apoyado fervientemente por La Cámpora y por Daniel “El Negro” Ferreira, con quien comparte además de gustos musicales, una amistad de larga data. Mientras que ediles de otro bloque le recriminan demoras pronunciadas en proyectos como los nuevos códigos tributario y urbanístico. Además de la posibilidad de aprobación de la utilización de luces LED en la Ciudad.


La realidad es que Roberto tiene apoyo concreto de algunos integrantes de su bloque y está dispuesto a mover “cielo y tierra” para encontrar el equilibrio que le permita mantener la presidencia sin pagar el costo político de tener colegas que no lo acompañen con el voto.


Otros de los aspirantes del bloque Rodríguez Saaísta en el HCD, es Juan Domingo Cabrera. Muchos se han sorprendido por su crecimiento y labor en la comisión de Obras Públicas, donde ha agilizado y dado tratamiento a proyectos que estuvieron “cajoneados” durante meses. Además cuenta con el apoyo de la militancia albertista que le daría un fuerte apoyo para llegar a la presidencia. El exceso de verborragia le ha jugado en contra en la relación con algunos de sus pares que en muchas de sus intervenciones lo han cruzado discursivamente.


Por el lado de San Luis Somos Todos, Federico Cacace es el elegido para disputar el sillón presidencial. Es uno de los concejales que mejor ha sabido llevar el timing político y las negociaciones al límite. Siempre mostrando una postura dialoguista y logrando resultados directos para su bloque. Además de tener cintura política, Cacace es bien visto por sus pares de los demás bloques por haber cumplido con los objetivos legislativos que se planteó.


El último de los aspirantes es Javier Suárez. Joven dirigente del radicalismo que en los últimos tiempos ha llevado de buena manera el rumbo del bloque que lidera. Sabe que su espacio tiene la pelota y los tres votos con los que cuentan serán claves a la hora de los acuerdos. Por ellos buscará sacar el máximo provecho que de acuerdo a la coyuntura podrían llevarlo a la presidencia.


Las PASO del concejo se ponen en marcha y cada uno jugará su estrategia. La lucha por el sillón presidencial abrirá la puerta a una especie de “Game of trhones” entre cuatro aspirantes que ya están comenzando a definir sus acuerdos.