• LPSL

Procesaron a un docente de Buena Esperanza por maltratos a alumnos de 8 y 9 años

La denuncia había sido realizada en 2016 por los padres de los alumnos del Instituto Santa Rosa de Lima que fueron víctimas de Juan Manuel Escudero, un docente de alrededor de 30 años que provocó daños físicos y psicológicos en los alumnos de tercero y cuarto grado en una escuela privada católica de la localidad de Buena Esperanza. Escudero también da clases en la escuela pública.

Los niños eran golpeados en el abdomen y tirados de las orejas con saña al punto de dejarles moretones y dolores que duraban días, además de presentar trastornos emocionales y psicológicos como miedo y ansiedad debido a los malos tratos. También contaron que el docente los obligaba a darle masajes para dejarlos ir al baño.Una madre grabó a los niños y promovió la denuncia contra el docente. La directora del colegio, Verónica Echenique, desestimó las denuncias de los padres y les dijo que “los cambiaran de colegio” si no les gustaba el trato a los alumnos.

La Dirección de la Institución estuvo al tanto todo el tiempo de los maltratos del docente y no hizo nada al respecto, cuando los padres denunciaron lo ocurrido se limitaron a tapar todo y desestimar la denuncia y restar importancia a los dichos de los niños.

La gravedad de que otro colegio católico incurra en abusos y maltratos demuestra la hipocresía de los adultos que maltratan a los niños que les han sido confiados.

Los padres recurrieron a la Justicia y el juez Correccional y Contravencional de Villa Mercedes, Santiago Ortiz dispuso ahora procesar por lesiones leves a Juan Manuel Escudero. Los chicos contaron todos los maltratos en cámara Gesell.  Ortiz concluyó en su fallo que “existió maltrato físico y emocional, agresiones físicas tales como golpes en la panza, tirón de orejas, descalificarlos, violentarlos verbalmente, etc.

El juez consideró que las conductas de Escudero “inciden directamente en la integridad psíquica y moral de los niños”. El docente está ahora obligado a realizar terapia psicológica o psiquiátrica y será evaluado cada treinta días durante un año en su evolución.