• LPSL

Preocupación por retención compulsiva de ingresos brutos en cuentas bancarias

Ayer, Alberto Rodríguez Saá le confirmaba a los beneficiarios de planes la continuidad del programa. Hoy, con las cifras de recaudación de la provincia luego de los impuestazos a los automotores y la retención compulsiva de Ingresos Brutos en las cuentas bancarias de los puntanos, va quedando claro de dónde sale el dinero para pagar los planes.

La sorpresa es que ya circulan denuncias de retenciones de impuestos provinciales como Ingresos Brutos en cuentas sueldos, con porcentajes altos como si se tratara de empresas. El ánimo recaudador que tiene poseída a la ministra Zabala Chacur por orden del gobernador, está llevando a Rentas de la Provincia a meter mano en los sueldos de los puntanos y en las cajas de ahorro de monotributistas.

“No se preocupen, vamos a poner todo para que las cosas sigan bien y trabajen sin problemas" les dijo el Alberto, ayer en Terrazas, a beneficiaros de los planes que fueron arreados a escucharlo. El entusiasmo del mandatario se debe a que logró aumentar más del 36% la recaudación de impuestos provinciales en el primer cuatrimestre del año.

Ingresos Brutos es la estrella del Gobierno. El acumulado hasta abril asciende a $1.483.090.542 y equivale a 69% de la recaudación del primer cuatrimestre de 2018, conformando un aumento de un 24.4% en un año. Y allí es dónde se explican las quejas de montos extraídos de las cuentas personales de clientes de bancos en San Luis.

Sabido es que si retienen indebidamente montos de la cuenta de un ciudadano de a pie, nunca más recupera el dinero. Si tiene la suerte de contratar un contador que tenga los resortes aceitados en Rentas de la Provincia, podrá conseguir que ese dinero indebidamente retenido le sea destinado al pago de otros impuestos provinciales. Pero a diferencia de otras provincias argentinas que hacen este trámite online y devuelven el dinero, el gobierno de San Luis no devuelve nada, y somete a los contribuyentes a trámites engorrosos y eternos ante empleados con pésima actitud y ningún interés en ayudar a quienes verdaderamente les están pagando el sueldo.

O los millones retenidos a personas monotributistas que fueron ingresadas a retención en Rentas de manera compulsiva por profesionales poco serios, sin siquiera haber firmado un papel, y le fueron descontados Ingresos Brutos durante años de sus cajas de ahorro en cada depósito que hacían allí. La provincia nunca devolvió un peso a esas cuentas saqueadas.

La frutilla de la torta de la fiesta recaudadora de Alberto Rodríguez Saá es el impuesto automotor, segundo en caudal de ingresos luego de Ingresos Brutos, con $200.042.729 ingresados a las arcas provinciales.

Esto confirma que a los planes los estamos pagando todos hasta con avivadas del Gobierno metiendo mano en cuentas personales que no deben pagar esos impuestos.