• LPSL

Préstamo, tarifazo y complicidad del gobierno con los gremios

El miércoles a las 00 se levantó el paro del transporte interurbano luego de que la UTA y el gobierno llegarán a un acuerdo de subir los boletos junto con un préstamo de 35 millones de pesos.

Luego de 12 días de paro del transporte interurbano, las empresas privadas lograron concretar un préstamo de 35 millones de pesos por parte del gobierno provincial, para enfrentar el pago atrasado de haberes a sus trabajadores. Si bien, esta es una medida que se esperaba por parte del gobernador en conflictos anteriores, denota que solo le interesaba favorecer a las empresas privadas y gremios que les son funcionales y no por ejemplo al transporte urbano municipal que luego de idas y venidas donde se sabía que el gobierno debía hacerse cargo del subsidio, hizo la vista a un lado permitiendo el conflicto de la empresa con los trabajadores y sus usuarios.


El gremio UTA, que fue quien llevó adelante el paro demostró que toda esta movida fue una suerte de burla circense, ya que los únicos que se verán afectados nuevamente son los usuarios, porque otra de las medidas que se tomaron el día de ayer, fue la suba del boleto de los colectivos de un 15% al 30%. No se dieron detalles de cuanto será el monto de los mismos, pero la suba comenzara a regir a partir de este sábado 16/03, lo que permitirá a las empresas privadas pagar dicho préstamo.


No obstante al paro de 12 días que perjudico a la gente trabajadora, el Secretario General de UTA, Ivan Piñeyro, por poco se disculpa con el gobernador por haber realizado el paro, “Nosotros no queremos que el gobierno piense que el paro se lo estamos haciendo a ellos” fue una de las tantas frases desafortunadas que dijo en una entrevista. Sumemos a esto el desfile de colectivos “autoconvocados” hacia Terrazas del Portezuelo festejando y agradeciendo al gobernador las medidas tomadas con frases que rezaban “gracias Alberto por ayudarnos a conservar nuestro trabajo”.


Esto demuestra una vez más que gremios como la UTA, adoptan el patoterismo como herramienta permanente de presión, sacando los recorridos de emergencia y apurando la afiliación de empresas y trabajadores, demostrando que solo están preocupados por sus propios intereses.