• LPSL

Por qué Alberto quiere sacarse de encima a Sergio Tamayo?

No todo lo que brilla es oro y en política, sobretodo en la puntana, hay cuestiones que están por encima de las fotos y los posicionamientos electorales.

La candidatura de Sergio Tamayo a la intendencia de San Luis, tiene por detrás un sinfín de incógnitas que de apoco iremos desmembrando en esta nota.


En primera instancia hay que analizar la peligrosa estrategia de Rodríguez Saá. Con un mandato asegurado, el gobernador apuesta a que su hijo sea el próximo gobernador y para eso está empecinado en despejarle el panorama.


En concreto se trata de eliminarle la posible competencia interna al “Junior”, quien posee una escasa imagen pública. Sumado a su trabajo como el “Monje negro” del PJ y normalizador del Estado ha ganado más enemigos que aliados.


La elección de Tamayo como el candidato tiene que ver con esto. Subido al carro de la exposición mediática y con su imagen entre los beneficiarios de planes, Rodríguez Saá mandó a ministro de Turismo a librar una guerra muy dura. La idea de sacarlo de Terrazas fue el primer objetivo en pleno auge del funcionario.


La idea de enviarlo a un escenario hostil también esconde algo de desgaste y presión que bajan desde el mismo Alberto. La cara de “bonachón” de Tamayo, molesta a más de uno en los pasillos de Terrazas que ya le sacaron el apoyo, a pesar de que en los actos se muestren cercanos.


Incluso la campaña en si misma carece de propuestas que contengan un apoyo real del gobierno. Basta con solo ver el afiche de campaña, donde se montó la imagen de Tamayo a la de la campaña de Rodríguez Saá.


El armado de la lista de concejales denota las intenciones del Alberto. Todos los que integran los lugares buscando una banca en el concejo responden al hijo del gobernador. Y forman parte del grupo “jóvenes POP”, quienes han desplazado a los dirigentes históricos del peronismo puntano en los lugares de importancia política.


Tamayo no es el único apuntado, para el freezer político hay otros nombres que están en la mira. Tomasevich es el otro señalado, a pesar de ser cercano a Albertito, al ministro le harían bajar el perfil y le modificarían la estructura.


La carrera por “meter” a su hijo en el sillón de gobernador ha comenzado para Alberto. La confección del nuevo gabinete que asumirá en diciembre tendrá mucho que ver con esto y dará más certezas de las maniobras políticas que se desarrollarán en los próximos meses.