• LPSL

Ponce: "los números que se dieron no obedecen a la realidad"

El exintendente de San Luis, Enrique Ponce, brindó una conferencia de prensa donde dio importantes definiciones. Además desmintió la presentación sobre el estado de las cuentas municipales que brindó la actual gestión comuna. El dirigente fue acompañado de varios de sus exfuncionarios.

En primer lugar, quiero decirle que como intendente saliente quiero desearle lo mejor, hablé más de dos horas con él en una oportunidad, antes del traspaso de mando. Me dio la sensación de que es una persona formada, decidida, que tiene mucha confianza en sí mismo, con lo cual eso es un buen augurio para alguien que acaba de ser elegido por el pueblo para llevar adelante los destinos de la Ciudad.


Desde el punto de vista ese, como exintendente deseo que le vaya muy bien respecto de su gestión. Porque si le va mal a Tamayo, nos va mal a todos los sanluiseños.


Quiero aclarar que parte de la información que su equipo ayer manifestó, se basa en los informes que nosotros mismos dimos. Que son informes que están certificados por escribano público. Si hay algo que nos ha caracterizado es la transparencia de la gestión y la institucionalidad. Todo depende de cómo se interpretan los números. Como nosotros sabemos y entendemos, estos números no obedecen a la realidad. Porque se le ha dado una interpretación que no es la correcta.


Lo que sí me parece, es que toda la situación del como fue recibida la Municipalidad está en un link, donde cada vecino puede acceder de manera directa, como nunca antes fue y consultar el estado real del Municipio que recibe el intendente Tamayo para llevar adelante su gestión.


Quiero aclarar que es la primera vez que hay una transición ordenada, donde no oculta información, no se hacen desaparecer expedientes, donde no se hacen contrataciones fuera de lugar, como sucedió en gestiones anteriores. Por ejemplo cuando yo recibí la Municipalidad de Alicia Lemme o ella la recibió de Alfonso Vergés.


Están los inventarios de todos los vehículos, está el detalle de todas las obras que se ejecutaron; en ejecución y por culminar; se resolvieron problemas que eran fundamentales al inicio de mi gestión que no había agua.


No funcionaba el tratamiento de residuos cloacales, había problemas de infraestructura, más de la mitad de las calles eran de tierra y sin embargo capitalizamos al Municipio, y de eso no se habló. Hay un montón de cosas buenas que, yo no quiero opinar respeto a lo de que debe hacer Tamayo, porque soy muy respetuoso del resultado electoral y de su propia plataforma de gobierno.


Creo que están a la vista las obras que se hicieron, está a la vista la transparencia y la institucionalidad con la que se manejó mi administración. Está a la vista como trabajó cada uno de los integrantes de mi equipo en su territorio. Lo que significó la impronta de una nueva gestión integral de un Municipio que no se contentó con prestar los servicios públicos básicos.


Tuvimos dispositivos de desarrollo social de los que no escuché ninguna declaración. Refugio para mujeres en situación de violencia de género, Centros Integradores Comunitarios, atención primaria de salud, laboratorio óptico con lentes para aquellos que no tienen acceso a una obra social, promoción del empleo a través de capacitaciones, cooperativas, pero eso fue la gestión que yo llevé a cabo.


Entrando a los números concretamente yo diría que esos 300 millones de pesos están mal catalogados porque no son así.


Transpuntano


Respecto de los 122 millones de pesos que aduce el gerente Grippo, primero que nada quiero decirle que me decepcionó porque lo conocí como una persona responsable, seria que no iba a faltar a la verdad. Lo conocí siendo intendente y colaboré muchísimo con él y trabajamos en muy buen equipo cuando llevamos adelante todo el proyecto del fideicomiso de Procrear, para que pudiéramos lograr que se hicieran esos edificios.


Yo no sé porque ahora sostiene que hay 122 millones de pesos y que la crisis de Transpuntano la generó la Municipalidad. Yo apelo a su decencia intelectual y que no mienta.


No me caracterizo en dar nombre y apellido pero esta vez lo voy a hacer, y es respecto de Grippo porque no son las conversaciones que él ha mantenido con mi equipo. Porque el problema de Transpuntano está dado en tres factores. La inflación del 56 por ciento, la falta de adecuación tarifaria de los boletos de colectivo y además, la quita de los subsidios como ya manifesté al gasoil y al transporte. Ese fue un dato objetivo, el día que el expresidente Macri anunció un ajuste en la clase trabajadora, donde se quitaron de un día para otro de un plumazo, los subsidios a quienes estaba perjudicando era a los trabajadores. Al otro día yo, ya me había comunicado con el ministro Frigerio y a la semana ya estaba firmando el acuerdo con Dietrich para el fondo de compensación de casi 90 millones de pesos.


Eso fue lo que facilitó que la empresa siguiera funcionando, además de los aportes adicionales que hicimos para sostener, no solo el boleto estudiantil y jubilado gratuito, sino para seguir pagando sueldos para que los vecinos no tengan paro. Los últimos dos meses 40 millones de pesos, para garantizar el faltante de los pagos. Más aún, nosotros íbamos a terminar la gestión con deuda cero con la empresa porque tenemos moratoria en AFIP, hicimos una medida cautelar en la Justicia Federal que obligó a ANSES a pagar las asignaciones familiares a los trabajadores, que se las habían quitado. De eso nadie habla.


Regularizamos e incluso mantuvimos el convenio colectivo de trabajo de manera impecable, durante los 8 años. Hace semanas los trabajadores recibieron un aumento de 5 mil pesos como estaba estipulado. Yo me pregunto, cuántas empresas de la provincia de San Luis están en la situación que estaba Transpuntano. Ninguna, todavía están peleando los salarios de noviembre, no les han dado aumento.


El cuarto factor es la patota sindical, aquel señor que se cree dueño del destino de todos nosotros y porque es una empresa del Estado, con mitos extorsivos y que tenían fines políticos, pretendieron desfinanciar la empresa que le generó un inconveniente a la comunidad.


Ustedes saben lo que es la UTA, fíjense lo que pasó ayer en Buenos Aires. Vieron los paros, entonces es San Luis o es la situación crónica que tiene terminal el transporte público en Argentina. Y es sencillo, porque de un día para el otro se hizo un ajuste sobre los trabajadores.


Estos cuatro factores son los que han generado la situación en Transpuntano y eso 122 millones de pesos en realidad no llegan a 40 millones, que son gastos de financiamiento que incluso los generaron los concejales. Porque cuando se pretendió llevar el boleto al nivel que tenía que estar, siempre estuvo la oposición de los ediles. No resulta sencillo en estos tiempos decir que hay que aumentar una tarifa. Pero sino qué otra alternativa hay. Los esfuerzos tienen que ser compartidos y además los problemas no los generó la intendencia. Los generó un presidente de la Nación, con un ministro de economía.


Entonces todos tienen que salir adelante comprometidos para salvar la empresa. Bueno en lugar de defender la fuente de los trabajadores, se los puso en esta situación. Cada día de paro, de los colectivos le cuesta 500 mil pesos de facturación que no entran en las arcas de Transpuntano. 15 millones de pesos por paros realizados por la UTA y su conducción. Que se para frente a un galpón e impide que los trabajadores salgan a trabajar. Esos métodos violentos son los que generaron esta situación. Nosotros intentamos todas, más aún, fuimos a hacer un procedimiento preventivo de crisis, es la herramienta legal que vos tenés para llegar a un acuerdo con los trabajadores. Les decíamos: "cuál es la propuesta, ninguna. Bueno, pero siguen pidiendo aumento de sueldo por qué no se dedican a trabajar".


Propusimos que cobren menos hasta que la empresa se saneé y después se recupera el poder adquisitivo pero se salvan las fuentes de trabajo. Qué pasó, nada.


Yo ganaba 50 mil pesos como intendente, saben eso, cuánto gana un chofer, cuánto gana un docente, cuánto gana una enfermera, cuánto gana un trabajador de una fábrica. Entonces el esfuerzo tiene que ser compartido, lo ideal hubiera sido que la misma empresa saliera adelante con la ayuda de los trabajadores. Porque es de todos. Es una empresa del Estado.


Reitero estos 122 millones de peso, hay 40 que se reclaman como deuda, que yo lo discuto a eso, porque lo originó el Concejo Deliberante en un fondo que se creó de 3,8 por boleto para llevarlo a 25,80 y solo se reconoció 22 pesos. El aumento que antes estaba en 18 y tenía que estar a 30. Estaban todos los números y los balances a la vista.


Es muy fácil decir ahora el Municipio pone 3,8 pesos para cada boleto y de dónde sale la plata. Aumentando los recursos, tenemos tasas de 150 pesos. Cuánto salen el agua y el ABL, 150 pesos. Estos 40 millones son discutibles.


Los otros 82 restantes no lo están contabilizando, que es el aporte que hizo el Municipio a través de subsidios con fondos de compensación que tiene que ser considerado como no deuda, sino que no la están considerando.


El secretario de Hacienda caduca en su función, en todo traspaso de gobierno vos no podés comprometer la gestión que sigue, endeudándola en obras, servicios y gastos que después no sabes si el otro intendente los va a conservar, los va a mantener o los va a ampliar. Hay una cuestión que tiene que ver con lo administrativo, que hace que tengan que cerrarse los expedientes. Esa fue la responsabilidad que tuvo mi secretario de Hacienda, para hacer un corte que se hace en todas las administraciones cada vez que cambia un gobierno. Lo mismo le hubiera pasado a Enrique Picco, si el ganaba.


El secretario de Hacienda tuvo que sanear, cerrar expedientes y además los convenios que estaban de acá a futuro a realizarse darles un parate y un cierre porque hay nuevas firmas autorizando eso.


Yo me pongo muy contento porque se están viendo los números gasto por gasto. Cosa que yo no tuve para hacer. Yo no sabía dónde estaba la red de agua, dónde estaba la red de cloacas, dónde estaban los tableros de alumbrado. Íbamos a ver el corralón, no había máquinas. Bueno toda esa información fue certificada por escribano son los mismos informes que ellos tienen y lo han verificado in situ.


Entonces que vengan a verificar de estos 188 millones que son, 79 que es deuda corriente que la informamos nosotros. Son los gastos en hipoclorito de sodio, en combustible, en elementos de alumbrado y repuestos para el alumbrado. En mantención y reparación de maquinaria, que como se usan se rompen. Son gastos corrientes, es como cuando vos tenés el gasto corriente en tu casa. Te sacas una tarjeta de crédito y vas pagándola con el producido. Esta situación, siempre pasa lo mismo en esta época.


Baja la actividad comercial, baja la actividad industrial, crecen los yuyos, llueve, la gente se toma vacaciones y es un parate estacional, de enero y febrero hasta que en marzo repunta la actividad.


Por otra parte, los fondos coparticipables entran en los días 14-15 porque antes la provincia de manera unilateral se hace los descuentos de los aportes previsionales, de las cargas. Nos cobra el agua corriente que no debería cobrarla de antemano, etc.


Nosotros demostramos que las órdenes de previsiones eran de 79 millones de pesos que son 4 por ciento del actual presupuesto. En términos relativos es absolutamente ínfima, porque hace al funcionamiento de una Ciudad.


Una Ciudad, un día vos no la mantenes se te viene abajo. Llueve 5 días para levantarlo, después tenés 26 millones de pesos que son las cuentas de aportes a las previsiones, que van descontados de manera unilateral por la provincia. Y después tenés 83 millones para completar los 188 que son los mismo 82 restantes que no consideran de la compensación que le debe supuestamente a Transpuntano cuando no se le debe. Estos números no son.


Yo escuché a Tamayo, me parece que fue respetuoso, dijo lo que tenía que decir. Me parece lógico hasta políticamente que la gestión que viene, tenga que sacar la que se fue. Por supuesto que hay un montón de problemas, pero los problemas no los generé yo como intendente. Los generó un gobierno neoliberal, que cada vez que yo me reunía con el presidente me venía a decir que le bajara el sueldo a los trabajadores. Y nosotros se los aumentamos. Cada municipal, que ahora no cierra el número del presupuesto, porque dicen que se aumentó en un 68 por ciento. La otra opción era que los trabajadores municipales no tuvieran aumento de sueldo, cómo iban a hacer para comer. Nosotros les aumentamos el 50 por ciento los sueldos prácticamente. Porque no alcanza la plata y eso tiene que ver con una situación económica. Tiene que ver con una política pública de Macri, de llevar adelante políticas de ajuste fiscal y trasladárselo a los intendentes y los gobernadores.


A mí no me lo contó nadie, yo me debo haber reunido 5 veces con el presidente, las cinco fue invitado con el resto de los intendentes de capitales de provincia. Al final ya prácticamente no iba ninguno, salvo los que eran de Cambiemos. Una cosa es gastar en gastos corrientes, otra cosa es en sueldos en una familia que necesita comer. Y yo hice lo contrario a lo que dijo Macri, a mi me venía a pedir como intendente con el famoso acuerdo fiscal que ajustáramos. No es que me lo pedía a mí, salía en los diarios. Nosotros nos reuníamos y después venían los periodistas, y decían el famoso ajuste fiscal lo llaman acuerdo fiscal. Que el gobernador Rodríguez Saá no firmó y me parece bien que no haya firmado. No voy a opinar de lo que hizo. Porque muchas otras cosas las he cuestionado. Pero San Luis fue la única provincia que no lo firmó.


Que era el acuerdo fiscal, era bajar los impuestos distorsivos y además te sacaban la soja, el fondo federal solidario ahora este presidente va a restablecerlo. El acuerdo era ajuste sobre la espalda de los gobernadores y los intendentes. Cuando tenían para ajustar muchísimo ellos en Nación, con un montón de despilfarro pero con un criterio de equidad.


Relación con la presidencia de Macri


El tema de Macri, ustedes pueden ver mis actos de gobierno. Qué pasó con La Amalia y los terrenos del ferrocarril, yo lo traje acá a Ramón Lanusse le pareció fantástico el proyecto. De un día para el otro no volvió más, había un proyecto de un fideicomiso de inversión pública-privada donde nos reconoció en el desarrollo urbano. Que había aportes de Nación para desarrollar esa zona. 300 hectáreas a 5 cuadras del centro. Se borraron.


Qué hice, gestión política, lo expropiamos. Hoy esa tierra es de la Ciudad. Primer enfrentamiento con Macri. Segundo me pedía que bajaramos las tasas. Ustedes recuerdan cuando vino Iguacel acá por el parque solar. Fuimos a la Justicia para que pagarán el 6 por ciento. Me llamaban de la Rosada para que no les cobrase, saben que les dije cómo no les voy a cobrar es lo que corresponde.


Todo lo que yo digo públicamente lo puedo sostener con las pruebas objetivas y además con los números y los testimonios de los actos de gobierno. Todo fue ajuste, me decían baja los sueldos y yo los subí.


Traspaso


Por un lado teníamos el secretario de Hacienda que tenía que cumplir con su función. Había un traspaso de mando. Tenés que hacer un corte y un cierre administrativo, pero por otro lado tenés que seguir garantizando la provisión de los servicios públicos. Yo puedo asegurar que pudo haber habido algún inconveniente, pero tengo los datos objetivos de la atención de los reclamos. Nosotros teníamos un sistema de Call Center, del 147, que queda registrado y se puede ir a verificar. Yo ahora no soy de la Municipalidad. Pero las vecinales entraban al sistema de reclamos y se veían el nivel de cumplimiento de reclamos. Y de 1 a 10 después que se medía nos seguíamos sacando 100.


El supermercado municipal jamás se cerró, tiene que ver con una política de desarrollo social. Es el único supermercado del país. Y los municipales llegando a fin de mes tenían cuenta corriente para comprar sus productos y alimentos. Los gastos son diarios, quiere decir que el dispositivo de traspaso obviamente que vas a llegar y vas a tener cheques por cubrir, y además vas a tener depósitos sin mercadería. Porque era comprometer a la gestión que sigue. El intendente que está deberá decidir, pero está todo funcionando correctamente. Jamás se cerró el supermercado.


Cuando gané estaba sola la intendente Lemme, ni un funcionario había. Sin perjuicio de que no hubo posibilidad de que Tamayo se acercara antes, a todo mi equipo le dije presten colaboración. Iban al salón cultural y facilitaban lo que había que facilitar. Transpuntano también colaborando. Yo no voy a opinar de que debe hacer Tamayo. Hace a la institucionalidad que yo sea respetuoso del gobierno que ganó. Va a ver que la Municipalidad creció mucho.


Les va a llevar un tiempo que se familiaricen con las reparticiones, que hagan las auditorias, que verifiquen el funcionamiento de los vehículos. Que vayan al corralón, que vayan a cada una de las situaciones. Pero no voy a opinar en términos políticos y funcionales de Tamayo y de ningún funcionario.


Construcción política


La nueva conformación del concejo deliberante fue bajo mi conducción y tiene que ver con un acuerdo el orden legislativo. Donde vos tenés una serie de afinidades que hacen a al rol de la legislación a favor de los valores políticos que vos tenés. La verdad que había un principio de acuerdo con la fuerza opositora con la que resultó mala la sociedad política, donde teníamos más coincidencias del punto de vista del justicialismo, para el Concejo Deliberante respeto de la que se podía llevar a cabo con los socios políticos que fracasó esa unidad.


En definitiva lo que saltó fueron las diferencias ideológicas. Ósea pudimos hacer un buen acuerdo con Claudio Poggi pero para dar una pelea provincial, sin injerencia de la Nación. Donde se discutiera la construcción de viviendas, las propuestas de salud, las propuestas de trabajo. Yo me siento muy contento de haberlo acompañado como candidato a vicegobernador. No alcanzó para ganar, se hizo igual una buena elección.


Después quedó claro que la propuesta política que yo hice, para lograr la unidad de un solo candidato que era Enrique Picco, no prosperó. Porque surgieron las diferencias puntuales de qué modelo de Ciudad nosotros queríamos defender y qué derecho había a seguir adelante con políticas públicas que habían avalado el 50 por ciento de la gente que me votó a mi como intendente.


Si se suman los votos opositores, son los votos que yo saqué en el 2015. Quiere decir que lamentablemente prevalecieron otros intereses, pero las diferencias fueron puntuales de por qué Enrique no tuvo la posibilidad de ser el único candidato de la oposición y la prueba es que ganó Tamayo.