• LPSL

Otro año legislativo en el que Rodríguez Saá se niega a dar informes


El miércoles pasado se iniciaron las sesiones en la Legislatura provincial. Luego de los pedidos de homenaje, mensajes y declaraciones de interés de rigor se pasó a los temas importantes para la ciudadanía. Desde el bloque Avanzar Cambiemos el presidente del mismo, Alejandro Cacace, solicitó dos pedidos de informes de temas recientes que han quedado en la nebulosa: el estado financiero de las cuentas de la Provincia y el uso de La Pedrera para actos políticos.

Antes del acto político que protagonizó junto a referentes del kirchnerismo a nivel nacional, el gobernador Alberto Rodríguez Saá había declarado en un reportaje concedido al diario Página12 que la provincia estaba “al borde del default” y se contradijo rápidamente en su discurso de apertura de las sesiones en la Legislatura donde afirmó que las cuentas de San Luis estaban bien.

Cacace se refirió a estos dichos en su argumento para la solicitud de informes en la Cámara, afirmando que es el gobernador el que debe dar explicaciones sobre estas contradicciones para saber la realidad de las cuentas provinciales y agregó que estas ambivalencias en las declaraciones de Rodríguez Saá comprometen la credibilidad del Gobierno.

También se hizo referencia a que el aumento a los empleados estatales es de solo el 21% en 3 cuotas mientras los impuestos provinciales fueron aumentados en un 40%, y dedicó un párrafo a los planes sociales entregados sin relevamiento previo en las últimas elecciones.

Desde el gobierno de Rodríguez Saá ya respondieron a través de sus legisladores en la Comisión de Finanzas, Obras Públicas y Economía que no darán ningún informe al respecto, sumando otro capítulo a las décadas de falta de transparencia en la cosa pública en la Provincia.

Sobre el acto político en La Pedrera, la mayoría automática se adelantó a negar el pedido de informes sobre el polémico encuentro realizado en un predio estatal, acto al que uno de los hermanos Rodríguez Saá protagonizaba y el otro se oponía en un juego de dividirse para atender los dos lados del mostrador político.

Esto contrasta con la sesión de ayer en el Concejo Deliberante capitalino, donde el pedido de informes sobre la obra de infraestructura pluvial y adoquinado de la Avenida Illia fue aprobado hasta por el bloque del partido del Intendente Enrique Ponce, con el fin de dar toda la información requerida por los concejales y terminar con las operaciones de prensa y campañas orquestadas a atacar las obras en la ciudad como ya sucedió con la peatonal y el Paseo del Padre.