• LPSL

¿Negociado del Juzgado de Faltas? Ferrari no procesa las actas que emiten los inspectores

De 5.500 actas labradas a comercios por inspectores del municipio, el Juzgado de Faltas donde duerme una larga siesta Alejandro Ferrari solo ha procesado el 10%

De las 18.000 infracciones de tránsito de este año, prácticamente, no se cobra casi ninguna. Para Ferrari las ordenanzas municipales, las normas de tránsito y las que rigen la seguridad e higiene en los comercios de San Luis, es letra muerta. No hace respetar el marco jurídico. No cumple su función de juez de Faltas municipal.

Se jacta de tener muy buena relación con los abogados de los comerciantes -¿para qué usará esa buena relación?- especialmente, los más grandes de la ciudad, menos con las cadenas internacionales que no son de hablar mucho con advenedizos,y  demostró que tiene tiempo para darle notas al diario del rodriguezsaaísmo y no para hacer su trabajo.

Tal vez esa inclinación al exceso de diálogo que tiene Ferrari con quienes deberían cumplir la normativa municipal es lo que está impidiendo que se cumpla con las ordenanzas promulgadas por los representantes de los vecinos en el Concejo. Pero, parece que hay comerciantes que se han cansado de hablar con él y que prefieren estar ajustados a derecho, y han empezando a hablar de las irregularidades en el Juzgado.

Es llamativo que Ferrari no procese las infracciones a tiempo o establezca multas con muy distinta vara según el caso. Tal conducta ha generado la sospecha desde siempre del accionar del Juzgado de Faltas: no recauda (para la comuna, al menos), no trabaja en tiempo y forma y no ayuda al Cuerpo Unico de Inspectores Municipales a ser respetados como autoridad de control y a que se cumplan las normas de la ciudad, ya que el ineficaz desempeño del Juzgado de Faltas bajo Ferrari ha sembrado el “total no pasa nada” en quiénes deberían cumplir las ordenanzas y las normativas para seguridad de la población.

Otra de las sospechas son los extraños criterios que utiliza para establecer las multas. Vaya a saber por cuáles motivos por la misma infracción de falta de higiene, Ferrari estableció para Supermercados Aiello un solo día de inhabilitación comercial y una multa de 10.000 pesos y mercadería que sería repartida en comedores que maneja la provincia (sí, leyó bien, provinciales, ni siquiera al comedor municipal); pero a WalMart le impuso 7 días y $118.000 de multa, lo que demuestra la falta de imparcialidad y objetividad con la que se maneja en el cargo, generando suspicacias sobre su desempeño.

Ante este mal desempeño, la Municipalidad de San Luis está elaborando un grueso y sustancioso informe con lo actuado por el Juzgado de Faltas para elevarlo al Concejo Deliberante.

Asustado por las consecuencias que tendrá el informe en la opinión pública, Alejandro Ferrari corrió a darle una nota al diario de los Rodríguez Saá para culpar al municipio de lo que él no hace.

Esteban Pringles informó días atrás que “desde la Secretaría de Hacienda se está terminando un informe que abarca varias áreas de la Municipalidad, como el Cuerpo único de Inspectores Municipales (CUIM), Serba, Obras Privadas y Tránsito. Sólo el CUIM, en los últimos cinco años ha enviado más de 5.500 actas y sólo el 10% han sido contestadas por el juez” ya agregó que entre esas actas de infracción que Ferrari no responde “hay distintas clausuras a comercios por faltas de higiene y seguridad, un tema que es importante para la salud de la población”.

“Al no terminar los procedimientos” afirmó Pringles “no se cobra la multa respectiva establecida en el Código de Faltas, el recurso que ingresa es muy poco y apenas alcanza para pagar los sueldos de ese tribunal”.

“Nosotros vamos a presentar un informe al Concejo Deliberante sobre lo acontecido en los últimos cinco años en distinta áreas en cuanto a infracciones y actas. Nadie tiene la responsabilidad de controlarlo, el Juez debería cumplir con su trabajo. El Concejo tendrá que tomar las decisiones necesarias para mejorar este tema o solucionarlo porque la opción no es hacer otro Juzgado" expresó Pringles.

¿Se pondrá a trabajar, Ferrari, o habrá que esperar a ver qué dice el Concejo sobre el incumplimiento del brazo judicial municipal en el respeto a las ordenanzas que hacen a la convivencia, salud, y seguridad básica de los vecinos de la ciudad?