Buscar

Municipios de la provincia imitan las políticas más exitosas de la Ciudad de San Luis

Cada vez son más los intendentes de la provincia que se pliegan al “efecto Ponce” para gestionar de manera eficiente los recursos municipales.

Con el cambio del panorama político en la provincia, algunos intendentes se sacaron de encima el asfixiante control provincial, el primer paso lo dio Enrique Ponce cuando asumió en 2011 y recuperó la autonomía de la Municipalidad de San Luis que se veía afectada por los famosos pactos “Provincia-Municipios”, de esa manera pudo comenzar a desligar la obra pública de las licitaciones provinciales que le costaban al vecino el triple o cuádruple que hacerlo a través de gestión municipal.

En estos últimos años se ha visto a varios seguir ese camino eficiente y lograron optimizar recursos, tal es el caso de Martín Olivero en La Punta que dejó de tercerizar el servicio de recolección de residuos y lo administra la propia municipalidad ahorrando un 60% de lo que se gastaba con un prestador privado. Otro de los lineamientos de gestión que Olivero aplica en concordancia con el estilo del intendente de la capital puntana es gestionar con Nación todos aquellos programas que esta tiene para los municipios del país y traerlos para los vecinos de su localidad. De esa manera ha podido realizar asfalto e iniciar la construcción de un SUM y una pileta.

La gestión de Enrique Ponce además de mejorar y ahorrar con mano de obra propia en la implementación de servicios, inspiró a varios intendentes a embellecer sus localidades. El cambio de cara que le dio al centro de San Luis con la ampliación de veredas, peatonal y renovación de plazas y paseos fue imitado primero por Vallone cuando aún se encontraba al frente de la intendencia de Juana Koslay. Tomó la iniciativa de Ponce e hizo lo propio en el acceso a la localidad serrana que lucía abandonado y realizó veredas e iluminación para urbanizar la zona.

Ahora, el actual intendente de Juana Koslay, “Toti” Videla, fue más allá. A partir de la enorme capitalización y puesta en valor que hizo Enrique Ponce en el Corralón Municipal a través de vehículos nuevos para todas las áreas de servicios y obras públicas, dejando de lado la tercerización que era cara y poco efectiva, Videla presentó orgulloso la semana pasada sus primeras adquisiciones de vehículos propios en Juana Koslay. Hasta hace un año era lamentable ver el estado del camión que recolectaba basura solo día por medio en esa ciudad, sus empleados iban sin vestimenta reglamentaria totalmente desprotegidos y el vehículo era un volcador que llevaba la basura a la vista y que se pagaba a una empresa.

Algo así era impensado de ver antes de la gestión de Enrique Ponce. La lógica de enriquecer amigos del gobierno de Rodríguez Saá tenía atados a los municipios a contratar empresas para todos los servicios y obras.

Esta influencia positiva también llegó a algunas oficinas del Gobierno provincial. Cuando Ponce comenzó a recorrer los barrios con los Agentes Sanitarios y puso dos trailers de salud con médicos, la provincia salió de su letargo y comodidad y sacó al Ministerio de Salud a la calle. La descentralización municipal con los centros de Gestión que ha construido Enrique Ponce en los circuitos de la ciudad obligó al Gobierno provincial a salir de su modorra y volver a tener presencia en la provincia con sus oficinas.

Otro tanto pasó con  el programa Alimento Para Todos que implementó el intendente de San Luis en la ciudad capital. Junto a la construcción de un supermercado de administración municipal, le marcó el camino a la Provincia que empezó a realizar acciones para crear un mercado provincial que no le salió bien porque no mejoraron los precios y que ahora va por su segundo intento mientras el super municipal de San Luis ya cumplió su tercer año de actividad exitosa en el Barrio Eva Perón.

Ponce solucionó problemas de accidentes en sectores neurálgicos de la ciudad generando desvíos y dársenas para el servicio de colectivos como el realizado en el acceso por la Avenida del Fundador desde el Puente Derivador. Vialidad provincial tomó esa obra de ejemplo y ahora las realiza en la Ruta 20 en todas las paradas de los interurbanos en Juana Koslay y otras localidades.

Gobernadores e intendentes  comenzaron a realizar talleres de oficios y capacitación a partir de la Escuela Municipal de Oficios de la ciudad de San Luis. Las ferias de artesanos que promovió Ponce en la ciudad se multiplican ahora por toda la provincia. El tratamiento de residuos con una planta de separación de la basura y los contenedores para clasificar la basura fue otra iniciativa que imitaron el Gobierno provincial y varios intendentes.

La creación de cooperativas de trabajo pretendió ser imitada por el Gobierno provincial pero hasta ahora no han sabido hacerlo. Ponce tiene para mostrar la exitosa experiencia de la cooperativa metalúrgica que realiza muchos trabajos para el municipio y privados y abarata costos, las cooperativas que construyeron la ampliación de veredas del microcentro, viviendas y edificios municipales en los barrios. La Provincia solo ha pasado personas de los planes a cortar yuyos bajo el nombre de cooperativas.

El modelo de gestión de Enrique Ponce mostró que habría otra manera de administrar los municipios y los recursos humanos, que hoy una intendencia es mucho más que agua, barrido y limpieza, que la tercerización y los privados no siempre hacen las cosas mejor además de ser mucho más caros para los vecinos. Por ejemplo, el transporte público de la ciudad que pertenece a los habitantes de la misma y por ello permitió la aplicación del Boleto Estudiantil universal y gratuito. 

Con el viejo modelo que tenía la ciudad de San Luis, jamás podrían haberse realizado las obras que se llevaron a cabo. Hoy la ciudad, con fondos propios y gestionando con los organismos a nivel institucional más allá de los colores políticos, se muestra renovada y más eficiente, cuenta con Centro Cultural propio, escuela de música y microcine en la Ex Estación de Trenes, nuevos terrenos y urbanizaciones anexados a la ciudad como el PROCREAR y Granja La Amalia, un gimnasio propio y canchas con césped sintético, recuperó el predio deportivo municipal en el Puente Blanco, construyó viviendas con gestión propia dando identidad a nuevos barrios, levantó edificios y recuperó otros para la actividad municipal acercándola a los vecinos, creó circuitos saludables, renovó plazas y le dio un centro con cara nueva a la ciudad capital, construyó un supermercado y realizó obras que los vecinos esperaron por décadas tanto de cloacas, agua potable, asfalto, veredas, iluminación y desagües; con nuevas plantas potabilizadora y de tratamiento de efluentes cloacales.

Es bienvenido que todas estas iniciativas estén siendo imitadas porque mejoran la calidad de vida de todos los puntanos, demostrando que no hay una sola manera de hacer las cosas, que se pueden hacer mejor.