Buscar

Mones Ruiz: “El peronismo debe hacer una severísima autocrítica”

Actualizado: 24 de feb de 2018


Eduardo Gastón Mones Ruiz es uno de los dirigentes políticos más reconocidos del peronismo. Fue el intendente más joven en la historia de Villa Mercedes. Integralista con más de 50 años de militancia, fue parte del Frepaso y recuerda con agrado esa época. Hoy continúa su trayecto de formación para realizar aportes a los gobiernos actuales, leyendo obras de Galasso y las Leyes del Poder de Robert Greene.


Abre las puertas de su quinta mientras acaricia a uno de sus cinco perros. Se lo ve intacto, con ganas y mucha alegría, que atribuye a su mujer y al parque donde realiza ejercicio.


En su casa el espacio más importante,-además del jardín-, es su estudio. Un refugio con una vasta biblioteca adornada con fotos, recuerdos familiares y un cuadro de San Martín.

Atento y sin perder tiempo insiste en comenzar la charla en las que analizará su historia y la actualidad política de la provincia.

Se define como “peronista de toda la vida“, asegura que es más que necesaria una autocritica en el espacio y que se deberían cambiar las prioridades de los gobiernos. Preocupado por la modernidad, explica que el Estado provincial tiene “muy conocida”, por no decir vigilada, a la sociedad.

-Usted en el año 1983 debería haber sido gobernador por el peronismo. Y no lo fue por un hecho de fraude que le hizo la otra lista comandada por Oraldo Britos y Adolfo Rodríguez Saá. Si hubiera sido electo gobernador ¿Qué hubiera hecho distinto a los hermanos Rodríguez Saá?

- ¿Qué hubiera Hecho?, repregunta.


Desde el punto de vista material y de infraestructura es relativamente bueno lo que se ha logrado. Yo hubiera hecho cosas en relación al pueblo. Hubiéramos priorizado el bien común, el bienestar general como dice la Constitución.

No se puede negar que la provincia progresó, pero fue ayudada por algunas leyes, entre ellas la de reconocimiento histórico, por lo que San Luis aportó al ejercito de los andes. Al gobierno lo ayudaron las medidas legislativas y que la autoridad de aplicación haya quedado en San Luis.

El Estado no puede dejar de atender la salud, la educación y la seguridad. Estas últimas han estado muy retrasadas y olvidadas. Hace 30 años que vengo advirtiendo que nunca se realizó un plan de seguridad real.

-¿Cómo ve la situación de la Provincia hoy?


-Se sinceró una situación, ahí habría que poner la lupa. La pobreza en San Luis, es un tema estructural no se diferencia del resto del país.


El plan de inclusión social, el pico y pala, o como quieran llamarlos, son medidas de emergencia que tienen que demorar un tiempo. No podemos dejar que se haga estructural y condenar a la gente a eso.

Mucha gente no trabajó desde el inicio de los planes. El plan social en la emergencia no está mal, pero mantenerlo en el tiempo sin que haya una salida positiva no es lo correcto.

Tenemos leyes de emergencia que están vigentes desde el 96. Eso ya es permanencia, el gobierno debería hacer lo necesario para salir de esta situación.

Debemos procurar que haya mucha participación y podamos llegar a que el gobierno haga lo que quiere el pueblo. Deberían haber habido otras prioridades. Como por ejemplo el agua, las cloacas, la salud pública; esas problemáticas que atraviesan a la sociedad y no están resueltas.

Apasionado en materia social y legislativa, Mones Ruiz insiste en cambiar la ley de coparticipación provincial.

-Todos los Municipios que tienen Concejo Deliberante deberían tener autonomía. El problema central es la coparticipación. El gobierno reclama y pide la copartipación nacional, de la misma manera deberá actuar con las municipalidades.

Son presupuestos son muy exiguos porque la coparticipación es muy baja y además hay un modelo encallecido en San Luis que hace difícil la independencia de los intendentes.


-¿Cómo explica usted el triunfo de Adolfo frente a Poggi?

-Nunca hay un solo elemento hay una conjunción de ellos. En las paso. ganó Poggi y perdieron los Rodríguez Saá. Entonces esto quiere decir que pueden perder. Mientras que en las generales ganaron los Rodríguez Saá y perdió Poggi.


Lógicamente el que tenga el aparato del Estado tendrá mayores herramientas. Se dieron cuenta (por el oficialismo) a partir del 13 de agosto del año pasado que algo estaba pasando y bueno, corrigieron algunas cosas. Hay que ver si eso tiene una continuidad en el tiempo, si lo tiene, está fantástico porque le hicieron caso al pueblo.

-¿Por qué perdió Poggi?


-Me parece que se durmieron en los laureles, el éxito del 13 fue tan robusto que todo hacía pensar, y así hubiera sido en cualquier lugar del mundo que era imposible la remontada, está científicamente comprobado.


Mientras toma agua explica que hay que hacer un análisis desapasionado de la situación de cara a 2019.

-¿Cómo ve el Gobierno de Macri y qué ve de negativo en el Gobierno Nacional?


- Lo primero que diría es que Macri debe terminar su mandato. Lo mismo dije con CFK. Hay que terminar, nos tenemos que acostumbrar los argentinos a que nuestros gobernantes terminen sus gobiernos. Nos fue mal cuando esto no ocurrió.


El gobierno de Macri ha cambiado toda la situación y tiene un plan de gobierno distinto. En algunos rubros se ha aumentado con signos de gravedad, sobre todo en las facetas de la pobreza.

La idea que tienen es que eso se solucione en el tiempo, con las actuales políticas que están llevando a cabo. Pero para la pobreza no hay tiempo, esto tiene que ser inmediato.

Las personas que padecen hambre, que están en situación de calle y viven desesperadamente ahí hay que ir inmediatamente.


-Los dirigentes del PJ se refieren con frecuencia a la necesidad de lograr la unidad del Justicialismo ¿Usted ve posible eso a nivel nacional y provincial?

-Que los peronistas nos juntemos es perfectamente posible, que nos reunamos es posible, que nos unamos como dice la doctrina justicialista es mucho más difícil. Primero hay que comenzar con una severísima autocritica y segundo no pueden hacer algo nuevo los viejos. Tienen que hacerlo personas nuevas, distintas, que no tengan el historial que tenemos nosotros.

Hace 52 años que hago política y me parece que no lo vamos a poder hacer con los personajes que conocemos. Muchas tendrían que hacer la autocritica necesaria y desistir de sus aspiraciones.


-¿Qué es lo que propone usted como justicialista para el 2019, para la Provincia y para el peronismo a nivel nacional?

Nosotros en 2015 hicimos un documento y se lo dimos a cada una de las fuerzas políticas que estaban participando con candidaturas reales. Allí exponíamos este tema de la transición y veíamos que era conveniente que la lideraran los propios Rodríguez Saá, que se dieran cuenta.


Ha habido dos dinastías en San Luis, la de los Mendoza y la de los Saá, que lleva 36 años, 9 años más que la anterior en un mundo más dinámico.


Era necesario que los Rodríguez Saá se dieran cuenta y de común acuerdo propusieran una salida inteligente. Que es la reforma de la Constitución, ahí tienen que estar las pautas del acuerdo social político.

Los constitucionalistas no pueden concebir que haya solo un senador por departamento. ¿Dónde está la representación de la minorías? no hay ninguna posibilidad. Eso pasa en la provincia, parece ciencia ficción.


- ¿Para usted, Cristina Fernández de Kirchner juega un papel preponderante para lograr la unidad del peronismo y así enfrentar con chances en el 2019 a Macri?


-Mientras Cristina se mantenga va a estar. Todos quieren tenerla pero que no sea candidata.


Creo que el tiempo de Cristina ya pasó. Tampoco veo a ningún dirigente del peronismo hoy proyectado.


Me gustaría que hablen Duhalde y De la Sota, que tienen mucho para decir. Pero no se visualiza a nadie.


- ¿Lo ve a Alberto socio de CFK y como candidato a presidente?

- Puede ser pero mucho no lo veo. Aunque nada es imposible y podría aparecer.


- ¿Qué opina sobre la decisión del gobernador de no firmar el pacto fiscal?


Me parece que Alberto ha elegido inteligentemente el enemigo, el presidente Macri.

Automáticamente, al entrar en contradicción con Macri se pone en el tapete nacional. Eligió un enemigo que lo agranda, no elige un gobernador, esa es la estrategia


-¿A qué sector político representa y cuál será su rol para la lucha política que se avecina?

- El elemento más importante es el pueblo. Todos los sectores de la sociedad tienen que estar atendidos, procurarle los medios necesarios y sin quedarse solo con ninguno. Hay que trabajar con toda justicia y equidad.


Hay que cambiar el yo, individualista y abstracto, por el nosotros, solidario y concreto. Nos falta eso; tirar para el mismo lado; reconocer cualidades, no sentir mezquindades y operar con alguna grandeza.


Mi rol será el de ayudar, contribuir y apoyar, siempre desde afuera. Para mi desistir de la política sería renunciar a la vida.