Buscar

Malestar dentro de la policía por las recargas horarias y por el fraude en el manejo de adicionales

Según trascendió desde fuentes internas de la policía, existe malestar dentro de la fuerza de seguridad provincial, luego de que Alberto Rodríguez Saá dispusiera la realización de operativos relámpago destinados a acallar las críticas por los problemas de inseguridad que vive la provincia. De acuerdo con versiones confiables los problemas de inseguridad se originan en la falta de personal policial afectados a las comisarías, un hecho fácil de constar que el gobierno pretende resolver con la recarga horaria que recae sobre el personal actual.

El sistema de trabajo en las comisarías es 24 horas corridas por  48 horas de descanso, hecho que se traduce en que un policía durante el mes trabajaría diez días y descansaría los veinte restantes. Sin embargo los efectivos están sometidos a un reglamento  por el cual el Estado provincial les paga una suma extra por recarga horaria que no supera los 2000 pesos mensuales, pero que sirve como excusa para que la superioridad disponga la recarga horaria cuando el gobierno disponga. Por ejemplo las recargas fuera de horario son las custodias en espectáculos deportivos y otros eventos públicos organizados por el gobierno como por ejemplo el Día del Niño, Día de la Madre, elecciones.


De las 24 horas corridas que trabaja un policía cuando tienen tiempo almuerzan y cenan porque hoy una comisarías no cuenta con más de 6 efectivos por guardia con los roles divididos entre un jefe servicio que está encargado de la guardia, el jefe de guardia que anota todo en los libros (por ejemplo los procedimientos, con secuestros de bienes y detenidos); un chofer que tiene que manejar las 24 horas; un guardia por si la comisaría tiene alguna consigna que cubrir y dos policías afectados a Judiciales que se turnan para tomar las denuncias.


Por lo tanto los policías son recargados  al día siguiente de la guardia, es decir durante el primer día de franco. “Por ejemplo en jurisdicción de la Comisaria Segunda está la cancha de GEPU; la de Juventud; ASEBA; el Club Pringles; Parque de las Naciones cuando hacen esos eventos los sábados o domingos y también está el Partido Justicialista por lo tanto esa comisaría suele ser la más recargada”, sostiene uno de los policías consultados.


El efectivo afectado a un recargo no puede negarse y solo queda exceptuado si presenta certificado médico. La determinación se debe a que el gobierno necesita más presencia policial en las calles como mecanismo marketinero,  pero como los efectivos de comisaría son los más recargados de trabajo entonces las comisarías no funcionan tal como el gobierno pretende. “¿Te fijaste cuando pasás por un operativo en las rutas y los policías ni siquiera te miran? Es porque están hartos y solo se limitan a cumplir horario. En las comisarías es lo mismo, porque estamos todos rogando que los que hacen operativos no te manden ningún detenido ni ninguna moto secuestrada porque te tenés que ir a dormir, si al rato te tenés que volver a presentar al recargo”.


Una de las causas del actual desquicio en el manejo de la Policía por parte de Rodríguez Saá se origina en la corrupción denunciada durante décadas en administración del dinero originado por los servicios adicionales por parte de las Planas Mayores sucesivas. Con la aparente intención de sanear el robo y la explotación de las jerarquías inferiores por parte de las camarillas de comisarios que realmente manejaban la policía a su antojo, en reemplazo de los adicionales el gobierno inventó las  “Horas de Incentivo a la Productividad” que en los recibos figuran como “Horas IP.


Sin embargo el sistema de explotación solo cambió de manos, porque de ese modo el gobierno les quitó a las Planas Mayores el curro de esas virtuales “agencias de seguridad” con mano de obra policial barata y se apropió del curro, porque por cada hora de adicional ahora el gobierno recibe 500 pesos, pero al policía que efectúa la custodia solo le paga 80.


Además para que un policía pueda percibir a fin de mes ese ítem IP de 7000 pesos durante los francos de servicio debe  cumplir otras 80 horas de trabajo. Si bien el sistema es optativo,  lo que no es opcional es la forma de cubrirlo ni en donde, porque existen unos adicionales más complicados que otros.


 Los lugares a cubrir con adicionales son llamados “objetivos” y entre ellos aparecen financieras, bancos, supermercados mayoristas, fábricas, canchas de fútbol (en teoría la guardia en las canchas son cuatro efectivos, pero solo dos van como adicional y al resto es recargo). También existen objetivos como los casinos, el cabildo y las construcciones de la obra pública que no poseen seguridad privada.  Esos objetivos los maneja la Jefatura y entonces aquellos policías que se anotaron en el sistema de adicionales “Si trabajás en la comisaria del Pucará si ellos quieren te mandan a cubrir Cabildo y arréglate”.


 Los turnos no superan las 8 horas pero por ejemplo Tarjeta Naranja tiene adicionales de 4 horas. Es decir que para llegar a las 80 horas del ítem IP de los 20 días de franco un policía utilizas diez días de 8 horas, pero si tiene 4 horas entonces utiliza todos los días de franco. Además si el policía  no llega a cumplir las 80 horas como custodia de “objetivos” pero quiere cobrar los 7 mil pesos, entonces debe  cumplir las horas faltantes en la comisaría donde jefe dispone si le ordena que vaya a patrullar o lo deja como recargo de guardia.

Pero ahora a todo este cuadro laboral adverso, con casos de notable desgaste y estrés –que se refleja en el trato dentro de las comisarías- se suman los nuevos operativos que la Plana Mayor ha dispuesto para aflojar las críticas por la situación de inseguridad, pero que no entran como horas IP, sino que son recargos “100 x 100” que el gobierno no paga, que abarcan operativos desde las 19 horas hasta las 4 de la mañana y que recargan a todos los policías sin distinción de jerarquía ni destino.


“Los policías están saturados y si bien las horas IP son opcionales, muchos efectivos las tienen que hacer para paliar la actual situación económica, pero tampoco terminan siendo una salida, porque en el caso de los adicionales un policía recibe 80 pesos por hora que es lo mismo que gana un beneficiario del Plan, que no arriesga nada. Por las horas IP un policía recibe 7 mil pesos, pero eso es lo mismo que te cobra una niñera por cuidarte los chicos. El gobierno el mes pasado hizo mucho bombo con la graduación de los 700 nuevos policías, pero solo fue para ganar votos en las elecciones, porque al final como no estaban en el presupuesto de este año, no los incorporaron y mientras tanto continúan sobreexplotando a los policías actuales”, concluyó uno de los policías consultados, quien adelantó que si la situación no cambia en los próximos días pueden llegar a producirse novedades.