• LPSL

Magistratura: los diputados de Rodríguez Saá apoyan a Cambiemos y complican el acuerdo peronista

Los cuatro diputados de San Luis que dieron quórum para tratar el presupuesto, esta tarde firmaron con Cambiemos la ficha de adhesión para elegir los miembros del Consejo de la Magistratura, que en los hechos garantizaría la continuidad de dos representantes oficialista en el organismo.

Hasta el viernes hay tiempo para reunir aliados, pero los conducidos por el radical Mario Negri contabilizaban esta noche la adhesión de 123 diputados y tenían la garantía de que el peronismo federal, el espacio de los gobernadores, colaboraría con la abstención.


No todos: los 5 misioneros se plegaron a Cambiemos desde ayer. Pero Pablo Kosiner, jefe del bloque justicialista y del interbloque Argentina Federal, se negaba en firmar cualquier documento y volcaba la balanza a favor de los intereses de la Casa Rosada.


Se renuevan 3 consejeros y si Cambiemos se impone reeligirían Pablo Tonelli y Mario Negri, con el lilito Juna Manuel López y el radical formoseño Marín Hernández como suplentes. Este último tiene mandato hasta 2019 y ya se alistan para disputar su lugar Diego Mestre y Albor Cantard.


El kirchnerismo retendría su lugar (Rodolfo Tailhade se lo dejaría a Eduardo "Wado" De Pedro) y si el resto de la oposición firmara su documento, habría una mayoría para arrebatarle un consejero a Cambiemos.


El frente renovador está dispuesto y pide al menos una suplencia, pero sin los peronistas de centro el poroteo se complica. "Van a tener que explicar ellos como resignan un consejero y le facilitan al gobierno nombrar y sancionar jueces a gusto", repetían en el FpV, donde aún confiaban a captar bloques pequeños que integran AF.


Sin Kosiner es difícil, porque puede firmar por el bloque justicialista, que reúne 18 de los 33 del interbloque AF. 5 de ellos, los misioneros, ya están en esta pelea con Cambiemos.

El oficialismo suma además a sus 108 diputados, los 3 de Martín Lousteau, la neuquina Alma Sapag y otros monobloques. Los cuatro puntanos serían el tiro de gracia y un nuevo capítulo de la interna entre los hermanos Rodríguez Saá.


Adolfo, el senador, se adjudicó haber empujado al cuarteto a colaborar con el quórum, a cambio de un aporte de 386 millones para los municipios puntanos. Figuran en una planilla anexa.


Alberto, su hermano y gobernador, se despegó de la maniobra, ratificó su rechazo al presupuesto y este miércoles se reunió con senadores kirchneristas en el despacho de Fernando "Pino" Solana para alentar el armado de un frente opositor.


Estuvo María Eugenia Catalfamo, la senadora de San Luis, pero no su coterráneo Adolfo. A ninguno se los mencionó como posible aliado de Cambiemos para desnivelar la pelea pareja por la Magistratura en el Senado, que ganaría Miguel Pichetto. Son más hostiles que los diputados.