• LPSL

Magallanes intentó extorsionar a Picco para que el Municipio desista de la denuncia por corrupción

La alianza ocasional y de conveniencia urdida entre Gastón Hissa y el cuestionado sindicalista Edgar Magallanes, sumó esta semana al presunto “periodista” (al menos así se presenta él) Daniel “koleston” Quiroga, un lumpen desocupado que un día descubrió que el grabador es un gran invento y desde entonces rebota de radio en radio, donde acumula despidos y acusaciones, entre ellas las de acoso sexual contra colegas y también por violencia de género.

Koleston, a cambio de unos pesos y también en busca de alguna primicia efímera, invocó el viernes una denuncia falsa contra Enrique Picco y promovió la posterior impugnación de la candidatura a intendente del actual Secretario de Infraestructura de la Municipalidad.


El preludio a la maniobra pergeñada por Magallanes, quien posee un extenso historial de denuncias por administración fraudulenta y estafas, se produjo hace un par de semanas cuando este se comunicó con Picco para “apretarlo” con la exigencia de que si el Municipio no “arreglaba” su situación judicial, Magallanes haría pública “una denuncia” contra el actual candidato a intendente.


La preocupación de Magallanes -quien en la actualidad se encuentra suspendido en la municipalidad y solo percibe un porcentaje de sus haberes- está centrada en la resolución de la causa penal donde fue denunciado por el Intendente Ponce luego de que Magallanes fuera acusado por el cobro de coimas cuando era director de Serba. Magallanes fue apartado del cargo y fue asignado a la Dirección de Deportes donde también  fue descubierto cuando trataba de efectuar una compra directa de indumentaria a pesar de que el monto de la contratación exigía una licitación.


Antes, en 2006, Magallanes fue denunciado penalmente por un grupo de trabajadores municipales, quienes obtuvieron préstamos en una financiera por intermedio del gremio de Obras Sanitarias. El mecanismo de devolución de los préstamos establecía que la Municipalidad descontaba las cuotas de los haberes de los empleados y luego giraba el dinero al sindicato de Magallanes para que este pagara en la financiera, pero como el sindicalista nunca pagó, los empleados fueron embargados.


Al principio los denunciantes efectuaron ruidosas manifestaciones públicas y escraches contra Magallanes, quien fingió un aparente robo en la sede gremial y dijo que los ladrones “por orden de los Rodríguez Saá” le habían sustraído la documentación respaldatoria de los préstamos con los que estafó a sus compañeros de trabajo. Con el tiempo y ante la mora judicial, los denunciantes abandonaron el reclamo y la causa prescribió.


Incluso, cuando la municipalidad hizo pública la presentación judicial contra el sindicalista aparecieron nuevas imputaciones contra Magallanes, como por ejemplo el testimonio de un empresario que vendía insumos a Serba y que, aseguró, recibió la visita del actual aliado de Gastón Hissa quien le exigió en concepto de coima el equivalente al  15 por ciento del total de las compras de cloro, de lo contrario Serba cambiaría de proveedor.


Hissa, quien pretende presentarse como “transparente” –secundado nada menos que por Facundo Santarone- ha tratado de ocultar su relación con Jorge Hissa (de quien es hijo) y con Hugo Hissa (de quien es sobrino), ambos integrantes de la “Sucesión Jorge Hissa” y de Ganadera Santa Cecilia, sellos mediante los que la familia del actual candidato del macrismo puntano  participó del vaciamiento del Banco Provincia para que luego el agente financiero provincial fuera comprado por los Rodríguez Saá a precio vil.


Además el prontuario familiar de Gastón Hissa es más frondoso, porque Hugo Hissa durante dos décadas fue apoderado de Alberto y Adolfo Rodríguez Saá; gestor de la venta ilegal de decretos de radicación industrial y presidente del GEPU, el club de básquet de Alberto Rodríguez Saá que fue liquidado en medio de un escándalo nacional por defraudación a la DGI. Además Hissa fue el testaferro utilizado por los Rodríguez Saá entre 1984 y 1995 para gerenciar Marzo SA, la empresa antecesora de Payné SA Diario de la República, de la que Hugo Hissa era el presidente.


Enrique Picco, Secretario de Infraestructura y candidato a intendente, dijo respecto a la operación montada entre Hissa, Magallanes y Quiroga que “Esto es parte de una campaña sucia con una acusación política. Este fue un problema privado originado en  una herencia familiar donde hubo un desacuerdo por honorarios de abogados, que fue solucionado hace muchísimo tiempo”.


“Cuando mis hermanos y yo éramos menores de edad, recibimos una herencia de una tía que no tenía hijos y mis padres se encargaron de la tramitación de eso. Después por ese trámite surgió una diferencia por honorarios de abogados, que fue resuelta”.


“Esta denuncia sabemos de quién viene y solo está orientada a manchar nuestro buen nombre y honor. La gente de San Luis nos conoce a nosotros y a nuestra familia, saben que somos gente de trabajo y honrada, pero no sé si los demás candidatos pueden decir lo mismo respecto de ellos y las historias de sus familias. Ante cualquier duda al respecto, tenemos un abogado que está dispuesto para responder cualquier pregunta, porque no tenemos nada que esconder", sostuvo Enrique Picco