• LPSL

Luego de un comunicado con afirmaciones falsas renunció el presidente de San Luis Agua

Por segunda vez consecutiva en menos de 48 hs., el Gobierno de la Provincia reconoce dos justos reclamos de la Municipalidad de San Luis. En primer lugar, este lunes, el gobierno de Alberto Rodríguez Saá accedió a construir las redes cloacales para los barrios Solidaridad y Juan Domingo Perón, exigencia establecida por una Ordenanza Municipal del año 1999 que nunca fue respetada y cuyo cumplimiento fue reclamado con notas e intimaciones por el Municipio y los vecinos.

En segundo lugar, luego de un comunicado con afirmaciones falsas, fue removido el presidente de San Luis Agua S.E., Lucas Caime; renuncia que demuestra que la Municipalidad de San Luis no mentía respecto a la mala calidad del agua cruda que recibieron las tres plantas potabilizadoras de la ciudad luego de las últimas lluvias.


El comunicado distribuido entre los medios de prensa y publicado en la página web de San Luis Agua S.E. desconoce la existencia de la planta potabilizadora de Puente Blanco, instalaciones que abastecen a la zona comprendida dentro de las cuatro avenidas y que por estos días recibió agua cruda proveniente del dique Cruz de Piedra, embalse que se encuentra embancado desde hace más de 30 años y colonizado por algas, vegetales que originan el mal sabor del agua, condición que es imposible de eliminar a pesar del tratamiento químico que SerBa realiza y que ha sido causa de permanentes quejas por parte de los vecinos del centro de la ciudad.


“Las plantas con las que cuenta la ciudad, fueron calculadas para un determinado número de habitantes. Si la ciudad crece, el municipio debe aumentar la capacidad de las plantas para brindar un correcto tratamiento y abastecer a nuestra ciudad con agua incolora, inolora e insabora”. El comunicado emitido por Caime de manera tramposa intentaba culpar a la Municipalidad de San Luis por la suciedad del agua, situación que también afectó a la Municipalidad de La Punta, y que en la ciudad se agravó por el abastecimiento de agua cruda proveniente del dique Cruz de Piedra, embalse que fue ignorado en el comunicado de San Luis Agua.