• LPSL

Los turbios hoteles "Fantasmas" de la familia Rodríguez Saá

Hace un mes Alberto Rodríguez Saá anunció que el gobierno iba a promover la construcción de un hotel cinco estrellas en Salinas del Bebedero y que, luego de pasar las fiestas de fin de año con los vecinos de Chosmes y Alto Pencoso, el Estado fomentaría la radicación de una fábrica de vidrio en la zona para aprovechar la arena del río que atraviesa esos parajes.


La familia Rodríguez Saá gobierna San Luis desde 1983 pero el actual gobernador recién vino a tomar conocimiento que hace “muchos años” en la zona de Chosmes y Jarilla la arena del río se utilizaba para fabricar vidrio. Con respecto al anuncio de un hotel cinco estrellas en las Salinas, el anuncio recuerda la compra compulsiva de hoteles por parte de Alberto Rodríguez Saá a principios de la década del 2000 cuando adquirió de manera repentina el Hotel Villa Andrea y el Hotel del Sindicato de Empleados de Comercio, en el Volcán; el Hotel Cruz de Piedra y la Hostería Provincial de Balde, que luego fue transformada en Complejo Los Tamarindos.

HOTEL CRUZ DE PIEDRA CERRADO Y FUNDIDO (LISTO PARA SIMULAR LA QUIEBRA)

"VENDO / ALQUILO", DE LA INMOBILIARIA NO DAN CIFRAS DE CUÁNTO SALDRÍA ADQUIRIR EL HOTEL

En 2003 Rodríguez Saá compró el Hotel del Sindicato de Empleados de Comercio en 800 mil dólares y de inmediato lo cerró sin indemnizar a los 24 empleados. El actual gobernador hizo lo mismo con el Hotel Villa Andrea que luego fue alquilado durante algunos meses como boliche bailable. El hotel Cruz de Piedra funcionó hasta que a mediados de 2017 fue cerrado y puesto en venta, mientras que el Complejo Los Tamarindos en la actualidad se encuentra abandonado aunque aparece activo en varias páginas web destinadas a la difusión turística.

TRAS DEJAR EN LA CALLE A 24 EMPLEADOS, RSAA AUTOCONTRATÓ SU HOTEL PARA ALOJAR BRASILEROS QUE VENÍAN AL CARNAVAL DE POTRERO


"REJAS CERRADAS" COMO MUCHAS OBRAS PROVINCIALES, EN LOS HOTELES TAMBIÉN CIERRAN EL PASO


Cuando Rodríguez Saá decidió dedicarse al rubro hotelero gastronómico y sumó el Restaurante La Pulpería del Arriero, legisladores de la oposición denunciaron que el actual gobernador había acaparado un millón y medio de dólares en decretos de promoción turística destinados a San Luis por el Gobierno Nacional y que esos establecimientos comerciales eran utilizados para el lavado de activos.

Rodríguez Sáa luego de la anécdota del cambio de alfombra en el Casino Golden Palace quedó para siempre señalado como propietario de los casinos, empresa que además posee hoteles en La Punta, Merlo y Villa Mercedes. Cuentan testigos de la inauguración del Golden que ese día, con toda la pompa preparada para el gran festejo, llegó Adolfo Rodríguez Saá y montó en cólera cuando vio que el color de la alfombra del casino no era el color de su preferencia. Al otro día la alfombra fue cambiada.


La relación entre los hoteles pequeños comprados por Rodríguez Saá y la gran cadena provincial de hoteles y casinos probablemente se explique a partir de la derivación del turismo que antes se alojaba en Balde, El Volcán y Cruz de Piedra hacia hoteles más costosos que además poseen el anzuelo del juego. Mientras tanto las familias que antes vivían de los puestos de trabajo de Los Tamarindos, Villa Andrea, Hotel Empleados de Comercio y Cruz de Piedra seguramente pasaron a engrosar el listado de desocupados que subsisten con una beca de 7500 pesos.


GESTIÓN SAÁ: HOTEL "VILLA ANDREA" EN DECADENCIA TRAS HABER SIDO COMPRADO POR LA FAMILIA ADINERADA

"LO QUE TOCAN, LO DESTRUYEN" CRUDAS IMAGENES DE LA REALIDAD DEL VOLCAN, UN PUEBLO CASTIGADO POR LA CORRUPCIÓN


Quienes quieran llamar para alojarse en los mismos se encontrarán con números fuera de servicio y complejos cerrados. Todo el posible público ha ido a parar al hotel y casino que hay en La Punta, que se cree es de la familia gobernante, escondido detrás de inversores de Buenos Aires.

"LOS TAMARINDOS DE BALDE": UN HERMOSO COMPLEJO VACACIONAL PARA VISITAR DESDE AFUERA

YUYOS, ESCOMBROS Y ABANDONO, LA CONSTANTE EN LOS HOTELES TURBIOS DE LOS RSAA


La maniobra podría encuadrarse dentro un posible lavado de activos. Varios signos indicarían esto, como por ejemplo el nulo funcionamiento de los complejos y el despido de todo el personal. Cabe destacar que antes de su compra, estos hoteles funcionaban a la perfección con un gran caudal de visitantes. La operación tiene similares características a la causa que existe contra Cristina Kirchner por Hotesur.


Es alarmante que hasta el momento no haya ninguna investigación de la delegación provincial de la AFIP por posible defraudación. Tampoco desde la oposición y con toda la información a la vista, se han puesto en marcha pedidos de informes o interpelación al respecto.