• LPSL

Los siete meses de "indigestión" de Tamayo: sin transporte, sin agua y sin apoyo provincial



A siete meses de asumir la intendencia, la gestión de Sergio Tamayo atraviesa un nivel de deterioro y decadencia que ni el más encarnizado de sus opositores hubiera imaginado. Los cuatro árboles del Banco Nación solo fueron el inicio de una serie de errores, que mezclados con una inocultable vagancia e impericia, desataron el repudio unánime de los vecinos de todos los sectores de la ciudad, quienes fueron sumando reclamos básicos a los que la municipalidad no da respuesta.


Cuatro cortes generales de agua de más de dos días en menos de tres meses; persecuciones a empleados municipales y ningún anuncio de mejoras salariales; dos cortes del servicio de transporte urbano de más de 15 días cada uno, muestran que Sergio Tamayo no tiene ni la menor idea de cómo afrontar los problemas de una ciudad que él con su impericia en poco tiempo puso en crisis. Para colmo con la salida de Felipe Tomasevich del gabinete provincial Tamayo se queda sin padrino político y sin acceso a la billetera del gobierno donde, dicen, después del aumento del 40 por ciento de los sueldos de los funcionarios municipales, no lo quieren ni ver.


Pero Tamayo es de manual y con el acceso restringido a los medios de prensa oficiales, salió a acusar a la gestión anterior por la cancelación del Programa Tu Techo Tu Tierra con la intención de contrarrestar los efectos del paro de la UTA quienes, luego de hacerle la campaña electoral, ahora les reclaman que les pague los sueldos.


El lunes Tamayo se reunió con la UTA para decirles que no tenía plata y que todo era culpa de la provincia, entonces los descerebrados dirigentes del gremio del transporte el martes se fueron con la patota a Terrazas del Portezuelo pero, como dice el tango, desde adentro les gritaron "ya no sos mi Margarita" y la policía les cerró la puerta en la cara. Iván piñeyro, quien aún no está orientado en tiempo y espacio pretendía que los recibiera el Emperador Alberto para discutir de igual a igual el modo en que Transpuntano les hará efectivos los suculentos sueldos de más de 80 mil pesos que los choferes reclaman. Pero el gobierno les puso distancia y el secretario de Transporte se ocupó de dejarles bien claro que "el gobierno ayuda, pero el transporte urbano es un problema municipal". Más claro echale agua.


Es evidente que el oficialismo provincial al intendente le ha sacado el banquito, por lo tanto Tamayo solo encontró apoyo mediático en los paupérrimos San Luis 24 y en el border “CQC trucho”, un personajito oriundo de Villa Mercedes que desde hace casi veinte años insiste con un formato similar al que alguna vez impuso Mario Pergolini, solo que el CQC trucho se presta a cualquier porquería con fines meramente extorsivos.


Daniel Rodríguez, El Pampa, junto a un camarógrafo, desde hace dos décadas intentan explotar un parecido físico lejano con Gonzalito, aquel cronista zarpado que no tenía pruritos en encarar a cualquier político que fuera encontrado infraganti. Solo que Rodríguez, ante el agotamiento del formato Pergolini y ante la falta de temas locales que le proporcionen materia prima para su lucimiento, se dedicó a las operaciones berretas. Bastante analfabeto y echado por inservible de todos los medios donde intentó asentarse, Rodríguez ideó un precario canal de youtube (Calle Angosta TV) donde cada tanto algún político necesitado pone unos pesos para denostar a otros con operaciones de bajo costo. Rodríguez de ese modo asegura que lo suyo es “Periodismo independiente”.


La estrategia de Eduardo Olivares y su San Luis 24 no es mucho más sofisticada y ante la evidente merma de oyentes, esta semana la opereta de Tamayo precisó de una segunda instancia, porque como al “Negro” ya nadie lo toma en serio y por lo tanto la audiencia a esa hora prefiere escuchar música, el editorial con que Olivares pretende obtener o incrementar la pauta de Tamayo, fue desgrabado por la oficina de prensa municipal y luego enviado por Wathsapp para que alguien se enterara el punto de vista de Tamayo mediatizado por el enriquecido periodista sanjuanino.


Lejos quedaron los tiempos en que Olivares y Raúl Laborda se repartían la audiencia de la primera  mañana de las FM de San Luis y hoy ambos se han recluido en una vida confortable pero añorando mejores tiempos, cuando la consigna de Olivares era “un funcionario a la parrilla por semana” y se trompeaba en la calle con Laborda para dirimir quien era más temido.  Mientras tanto el CQC trucho suma papelones que mueven a la carcajada, como cuando en febrero de este año, harto de que el gobierno le encargue trabajitos y luego no le pague, en uno de los grupos de whatsapp oficiales amenazó a los periodistas que manejan la pauta con un escrache mayor sino tomaban en cuenta de una buena vez sus necesidades alimenticias y le depositaban la suma correspondiente. Ambos, periodistas independientes sostenidos íntegramente con pauta estatal.