Buscar

Los Rodríguez Saá preocupados por la investigación de las coimas en la obra pública

El jueves pasado directivos de la empresa San Luis SAPEM denunciaron que la “constructora” del gobierno provincial sufrió un robo en el que los ladrones no robaron elementos de electrónica ni de informática. Sin embargo la ministra Zavala Xacur reconoció que también sustrajeron documentos. Una semana después del robo, este domingo el diario La Nación señaló que la extensión del caso de los cuadernos preocupa a directivos y políticos del interior porque el juez Bonadío ordenó allanamientos en 74 constructoras para requerirles la documentación que acredite quienes eran los directivos de esas empresas entre 2013 y 2015.

“Varios gobernadores e intendentes se pusieron inquietos con los movimientos del tándem que forman Bonadío junto a los fiscales Stornelli y Rívolo. Sucede que muchas de las visitadas son grandes contratistas de la obra pública provincial y, claro está, aportantes para las campañas. El paraguas financiero que entre todas abrieron a los gobiernos locales cruje”.


La Nación realiza un recorrido decreciente en cuanto a la magnitud de las empresas investigadas de acuerdo con la información aportada por las anotaciones de Oscar Centeno y las declaraciones del ex presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Carlos Wagner y del financista Ernesto Clarens.


“Y por primera vez se escuchó el nombre de Green. Esta empresa es la única que pudo empezar las obras en las concesiones viales que se entregaron mediante el sistema de participación público-privada (PPP). En un consorcio con un grupo chino se hizo de la Ruta 5, que une Luján con Santa Rosa, La Pampa. Green es una de las constructoras más activas del Gobierno de la Ciudad. Tiene a su cargo la construcción de la obra de elevación del tren San Martín y uno de los tramos del Paseo del Bajo, entre otros obradores”, sostiene La Nación este domingo.


Pero Clarens no solo involucró a Green en el pago de coimas y sino que también comprometió con cifras detalladas a Rovella Carranza y a Alquimaq. De acuerdo con las cifras de Clarens, Rovella Carranza recibió obras por un monto de 1.200.000.000 millones y habría pagado coimas proporcionales entre el 10 y el de 20 por ciento, mientras que Green y Alquimaq cada una recibió obras por 400.000.000 de pesos con una proporción de coima idéntica.


Sin embargo en septiembre de 2018, cuando Hugo Alconada Mon entrevistó para La Nación a Mario Rovella, fuentes judiciales adelantaron que era inminente el llamado a indagatoria del empresario quien en esa entrevista intentó despegarse de la propiedad de las empresas Rovella Carranza y Gotti Construcciones. Curiosamente un mes después, el 24 de octubre de 2018, Adolfo Rodríguez Saá mantuvo una reunión con Mauricio Macri donde pactaron fondos para algunos intendentes a cambio del apoyo al presupuesto 2019. Analistas avezados aseguraron que el Adolfo pidió la reunión con Macri para limar asperezas y para evitar que los Rodríguez Saá terminen afectados directamente por las investigaciones.