• LPSL

Los “jóvenes”, el dolor de cabeza del Alberto

Se trata de un grupo que ocupa lugares expectantes en el gobierno sin el más mínimo sentido. Llegaron por ser familiares de dirigentes ligados al poder y para respaldar el armado del hijo del gobernador, líder del grupo.

La realidad es que este grupo de jóvenes de clase alta solo le ha traído dolores de cabeza a Rodríguez Saá. Con escándalos de todo tipo, el último fue el de la ministra de Deportes, Cintia Ramírez, quien violó la cuarentena para realizar una fiesta en su casa. El derrotero también involucra otros integrantes del poder Ejecutivo y de los bloques legislativos del partido que lidera el gobernador. Por ejemplo, el caso de la exministra de Educación y hoy responsable de la cartera de Medio Ambiente, Natalia Spinuzza. La funcionaria se filmó “drogada” y el vídeo recorrió todo el país generando un escandalo por quien debía ser la responsable de la educación en la provincia. Otro de los casos fue la dirigente mercedina Anabella Lucero, además de ser cuestionada públicamente por el manejo de fondos y por armar un municipio paralelo en Villa Mercedes, tuvo una situación que involucró a sus hermanos en temas policiales, a pesar que desde el gobierno intentaron “ocultar” la noticia. Uno de los hechos más graves lo protagonizó otro de los jóvenes albertistas, se trata de Francis Emanuel Freixes, hijo del condenado Sergio Freixes, que atropelló a un motociclista en la ruta 188 y lo dejó abandonado. El resumen deja un saldo negativo para Rodríguez Saá, que recibió mas cachetazos que elogios por “ubicar” a la nueva generación en cargos importantes. Ninguno se destacó en el gobierno y solo dejó en evidencia la falta de cintura del gobernador a la hora de elegir “cuadros” y su hoy deteriorada lectura política que viene decreciendo desde que volvió al sillón gubernamental.