Buscar

Los fanáticos del Adolfo a las piñas con los seguidores de Alberto

La estrategia del “divide y reinarás” de los hermanos Rodríguez Saá les está cobrando víctimas propias entre sus seguidores que no tienen mucha idea de análisis político y toman de manera literal todos los fulbitos para la tribuna que hacen sus líderes.

Circuló en las redes un comunicado de Gustavo Paredes, un funcionario de la Secretaría de la Juventud oriundo de Villa Mercedes, donde acusó haber sido golpeado por el hermano de la concejal mercedina Nadia Torres. En esta divisoria de aguas que han hecho los Rodríguez Saá para ocupar más espacios, sus seguidores están generando una interna que se vuelve cada vez más violenta. Todas las semanas hay alguno que se va de boca o se va de manos como en este caso.

Paredes es “albertista” y está con el grupo que lidera Alberto Jr, hijo del gobernador. La concejal Torres y su hermano son “adolfistas”, Lucas Torres es secretario privado de su hermana en el Concejo Deliberante de Villa Mercedes; esto agrava los hechos puesto que los mercedinos le estarían pagando el sueldo a un personaje virulento que ocupa un cargo en donde deben debatirse los temas que importan a esa ciudad. Para la sociedad puntana que mira con estupor estos comportamientos, los hermanos Rodríguez Saá son la misma cosa, estas peleas solo generan rechazo por la violencia en la manera de hacer política que están promoviendo desde el PJ de San Luis.

La paliza de Lucas Torres a Paredes, el lunes pasado, habría sido importante. El funcionario albertista manifestó en sus redes sociales que le fue fracturada una costilla y recibió múltiples golpes que le dejaron hematomas. Es llamativo que Torres, hijo de ex legisladores y funcionarios del rodriguezsaaísmo, no haya sido aleccionado por sus padres sobre cómo se manejan los hermanos para ser oficialismo y oposición al mismo tiempo. O llegaron tarde para explicarle o ya está todo desmadrado en ¿Unidad? Justicialista.

La falta de diálogo entre militantes de los hermanos feudales se produjo por comentarios de Paredes hacia Nadia Torres y sus ataques solapados al gobernador. Torres lo fue a buscar a su casa en el Barrio 960 viviendas, lo sacó del cumpleaños de su mujer y terminaron cruzando cachetazos, piñas, piedras y ladrillazos. Paredes habría sido golpeado además por un par de amigos que acompañaron a Torres  en una clara muestra del patoterismo .

El afectado militante denunció las lesiones en la Comisaría 10 y advirtió que el próximo congreso del PJ puede estar caldeado y que responsabiliza a la concejal y su hermano de cualquier cosa que pueda pasarle.

La concejal Nadia Torres, consultada por estos hechos, fingió amnesia y desconocimiento de lo ocurrido pero parece que estaba al tanto porque siguió chicaneando a Paredes como en una pelea en el barro, comportamiento poco digno para una edil. En ningún momento repudió la golpiza ni la actitud de su hermano, esto da una sobrada muestra de la calidad de legisladores que está padeciendo la provincia de San Luis dentro del oficialismo provincial, resulta que ser mayoría no les suma cuadros mejores sino herederos de ex funcionarios que no han sido educados en su deber público para el cual se les paga con nuestros impuestos.