• LPSL

Los barrios de San Luis cada vez mas afectados por los robos y las drogas

LPSL publicó días atrás sobre la inseguridad en los barrios del sur. Esta vez la investigación se dio en distintos puntos de la ciudad y los resultados son alarmantes.

La situación de los barrios de la capital puntana es cada ves peor, los vecinos viven casi presos en sus propias casas, mientras los delincuentes de cada zona están a la orden del día, la policía los conoce y así mismo se manejan con total impunidad.


Este medio salió a recorrer distintos puntos de la ciudad para tratar de encontrar alguna declaración de los vecinos y en todos los casos la respuesta es coincidente “tenemos miedo, nuestros hijos ya no pueden ir solos ni a hacer las compras” decía una mamá del barrio 500 viviendas norte.


Los kioscos de droga son cada vez más en los barrios, la policía conoce su ubicación y también a quienes los manejan, pero parece mirar hacia otro lado. Ese flagelo lleva de la mano a la delincuencia juvenil, que con le imperiosa necesidad de consumo sumada la falta de empleo se genera una cadena difícil de contrarrestar y más si quienes tienen el compromiso asumido de proteger a los vecinos no cumplen su función.


En algunos barrios la situación no es tan desesperante pero con la droga de por medio tiende a aumentar el número de actos delictivos.


Denuncias, reclamos, marchas, son las herramientas que tienen los vecinos para tratar de frenar a los delincuentes, aunque nada alcanza ya que la policía de la provincia deja mucho que desear en su accionar “estamos cansados, así no se puede seguir, la policía sabe quienes son y no hace nada, a mi ya me robaron dos veces en mi casa, pero me tengo que callar por miedo si acá nos conocemos todos” manifiesta un vecino de la zona oeste.


El Estado provincial parece no ver que la problemática es generalizada, ya dejo de ser un punto aislado y la policía de la provincia esta cada vez peor. Mientras esto siga así la situación va a ir en aumento y el único que paga las consecuencias es el vecino.