• LPSL

Las intrigas de la toma en la UNSL

La Universidad Nacional de San Luis permanece tomada desde la última semana de agosto. El lunes pasado el gremio no docente decidió ingresar al rectorado porque el grupo que capitanea la medida de fuerza no permitía el ingreso del personal administrativo para liquidar los sueldos que la Universidad, de no mediar la toma, hubiera pagado el viernes anterior.

En principio existía un acuerdo entre los dos gremios docentes, ADU y Sidiu, para coordinar medidas de protesta, pero entonces sin explicación alguna, un grupo de “alumnos autoconvocados” decidió tomar el rectorado y radicalizar la protesta, con el apoyo de un sector de ADU. Entonces con la lucha por la defensa de la educación pública se mezclaron el pañuelo verde que le pusieron a la virgen que está en el parque, la discusión extemporánea por el aborto legal, la aparición de una agrupación denominada San Luis Independiente que responde a Rodríguez Saá y la elección interna en la CTA Autónoma realizada este miércoles.


El sector no docente no es macrista pero si veinte personas que ni siquiera acreditan condición de estudiantes o docentes les impiden cobrar, entonces se ponen nerviosos. El rector el viernes había conseguido que el grupo que tomaba el rectorado permitiera el ingreso de 25 personas; sin embargo el gremio no docente convocó a una asamblea para el lunes a las 8 30 con el objetivo de “acompañar el ingreso de los administrativos”. El resultado fue un cruce de acusaciones entre no docentes y “alumnos autoconvocados”, donde los nodos acusaron al grupo de la toma como “troskos kirchneristas” y recibieron como vuelto el mote de “rompehuelgas”.


De las tres jóvenes que el lunes por la tarde brindaron una conferencia de prensa, Mara no es reconocida ni como alumna ni como docente, Alejandra es abogada y solo la tercera es estudiante de psicología. Es notable la intransigencia y la intolerancia mostrada por el grupo que tomó el rectorado, porque la prensa de manera unánime se quejó del mal trato que recibieron antes, durante y después de la conferencia, incluso por parte de algunos docentes de la carrera de Comunicación que participaban de la medida. Como siempre, cada vez que ocurre una medida de fuerza de esta naturaleza los sectores de la izquierda más radicalizada, alentados por gremios interesados y también por intereses partidarios, intentan posicionarse como los únicos defensores posibles de la educación pública, excluyendo al 98 por ciento de la Universidad. El resultado luego es que en las elecciones esos sectores la mayoría de las veces sufren la indiferencia del electorado que, incluso, vota contra ellos.


No queda claro entonces contra quién fue pensada la toma, porque si es contra Macri una toma de veinte personas no sirve. Tampoco queda claro si fue contra el rector Nieto Quintas, quien desde el principio, al ver que los sueldos no llegarían a pagarse a tiempo, intentó destrabar el conflicto. Si una medida de fuerza como la encarada por las universidades argentinas excluye a docentes y no docentes, e incluso los pone en la vereda de enfrente al no permitir que cobren los sueldos, está condenada a morir de muerte natural y si, para colmo, ni los mismos estudiantes se suman, entonces hay tratar de leer entre líneas para detectar cuáles fueron los intereses en pugna que llevaron a este pequeño grupo a pelearse con todos, incluso con la prensa.


Respecto al problema generado por una toma inconsulta con respecto a los demás sectores de la universidad, circuló vía en redes sociales la siguiente carta abierta:


La toma de alumnos a la UNSL sigue en pie, con autoridades que reclaman entrar a liquidar y alumnos que reprochan que eso es quebrar la toma. ¿De quién es la responsabilidad de que 3000 empleados no cobremos el sueldo? Hay varios temas, todos raros:


a)      Autoridades que argumentan que necesitan que 150 personas liquiden en 10 días los sueldos de 3000 empleados.


b)      Los líderes de la toma son pocos alumnos autoconvocados, dos de ellos son auxiliares docentes.


c)       Ayer les pidieron a los alumnos expedirse antes de las 20 para resolver el ingreso de nodos, eran las 23 y no había decisión de la asamblea de la toma.


d)      Los gremios docentes sostiene que apoyan la toma pero hay que pagar sueldos porque nunca suspendieron el derecho a cobro


e)      Los medios y docentes en redes refieren a los dos alumnos docentes que están en la toma, no hay representantes de centros de estudiantes


f)       Los gremios no acuerdan con las autoridades, que exigen levantar la toma, pero tampoco se pronuncian.


g)      Todos los empleados estamos en tremenda condición, sin dinero, sin tarjetas pagas y sin obra social porque Dospu cortó servicios el jueves porque no se pueden recibir liquidaciones


Estado de excepción: suspensión del estado de derecho. Sueldos secuestrados por una toma irresuelta. ¿Qué se hace en estos casos?