• LPSL

Las campañas electorales millonarias de los hermanos Rodríguez Saá

A menos de un mes del 16 de junio, día en que la provincia de San Luis elegirá a su gobernador por los próximos cuatro años, los fondos empleados en las campañas electorales crecen desmesuradamente.

Alberto Rodríguez Saá, quien quiere ser reelecto como gobernador, ha sido blanco de mensajes de repudio en las redes sociales por la sociedad sanluiseña ante los agotadores anuncios pagos por el Frente Unidad Justicialista.


Los anuncios de Rodríguez Saá en el sitio web Youtube no son gratuitos: desde el 22 de febrero del corriente año se han publicitado en su canal más de 80 videos con casi 4 millones de reproducciones, es decir el equivalente a 8 provincias con la misma población de San Luis.


Mientras tanto redes sociales como Twitter y Facebook se ven inundadas con publicidades ideadas por Adolfo Rodríguez Saá, quien ha sido asesorado de una manera extraña y dedica sus posteos y videos a tratar temas como: la traición de su hermano, qué hay después de la muerte, los beneficios de la tecnología y técnicas de autoayuda.


Cabe recordar que en 2018 el senador Claudio Poggi, referente de la oposición al régimen de los hermanos Rodríguez Saá, denunció públicamente y ante el Senado de la Nación el uso indebido de fondos públicos que hace el gobernador para sus campañas electorales: “Barbaridades hicieron con los fondos públicos del presupuesto provincial en la campaña electoral. Algo brutalmente en contra de lo que significa la democracia y de la calidad institucional. Son prácticas que debemos desterrar en la Argentina y no tengo ninguna duda de que lo vamos a lograr”.


Pero no toda campaña se despliega en las redes sociales.


Adolfo Rodríguez Saá, quien fue acusado judicialmente por el gobernador de ser responsable de un faltante de $14.000.000 en los fondos del Partido Justicialista, también ha sido crítico de los métodos empleados por su hermano respecto a que en toda delegación institucional provincial, incluso en las cabinas de los peajes, existe propaganda proselitista. 

Aunque la realidad también lo apunta a Adolfo. Las orillas de rutas y autopistas están ocupadas por carteles de grandes dimensiones de los hermanos, cada uno con los símbolos que los identifican: Adolfo acusado de plagiar a una compañía de telefonía móvil de Francia con las letras de colores sobre un fondo negro y Alberto quien de todo el espectro cromático existente optó por utilizar los colores elegidos por la oposición, el Frente San Luis Unido.


Actualmente el gobernador Alberto Rodríguez Saá, el vicegobernador, los ministros Freixes y Zavala Chacur, el contador Marone, el senador Adolfo Rodríguez Saá y su esposa Gisela Vartalitis se encuentran denunciados por la posible violación de la Ley  Nacional de Financiamiento de Fondos Públicos y fraude en perjuicio del Estado Provincial.


Esto se origina días antes de las elecciones de 2017, donde el gobernador donó fondos provinciales a la Fundación Mujeres Puntanas, cuya presidenta es su cuñada Gisela Vartalitis. Vartalitis además de ser empresaria es la jefa de campaña por segunda vez de manera consecutiva de su esposo, el senador Adolfo Rodríguez Saá y en 2017 tuvo en su poder el monto de $80.000.000 provenientes de los fondos públicos y de los cuales no hay información bancaria ni financiera para saber con certeza cuál fue la ruta de ese subsidio.