• LPSL

La Policía de la Provincia reprime a mujeres. El silencio de la Secretaría Ni Una Menos

Con el apoyo del gobernador, la policía reprimió a la madre de Cristian Manyu. La inacción de la Secretaría Ni Una Menos se transforma en un silencio cómplice.

En el día de ayer, frente a la Cámara de Apelaciones de Concarán, la policía de la provincia reprimió con balas, palos y gas pimienta a los familiares y amigos de Cristian Manyau, incluso fueron golpeados los periodistas que se encontraban en el lugar documentando los actos salvajes.


El frente de la Cámara de Apelaciones estaba ocupado por la madre de Manyau acompañada por alrededor de 10 mujeres, que expresaban con dolor su inconformidad con el fallo emitido por la justicia puntana.


En el 2007, Cristian Manyau fue perseguido durante seis cuadras por Emiliano Schiaverano, quien luego lo embistió con su vehículo. Manyau, de 20 años, falleció luego de estar 5 días internado. La Justicia de San Luis decidió darle solo 5 años de prisión a Schiaverano, por considerar el hecho “homicidio culposo”.

Los familiares, y sobretodo su madre, se expresaron ante la institución. Desde su dolor exigieron explicaciones por el dictado de una pena de prisión tan baja.


La orden de reprimir es una decisión avalada por el Poder Ejecutivo, el gobernador Alberto Rodríguez Saá. Por lo tanto no es de extrañar que la Secretaría de Estado “Ni Una Menos” no se haya expresado ante tales actos propios de un régimen patriarcal. En esta instancia, el silencio no es un acto ingenuo.


Cabe recordar que Adriana Bazzano, a cargo de la Secretaría Ni Una Menos, este mismo mes y como acto de conmemoración por el Dia de la Mujer, premió a una interna del penal provincial, que cumple sentencia por apuñalar y degollar a otra mujer.


En San Luis, las mujeres una vez más son víctimas de las instituciones que perpetúan el orden patriarcal a través de la violencia explícita y machista. Es una tarea necesaria reconocer la violencia estructural que sostiene al régimen patriarcal.