• LPSL

La estrategia de Alberto para boicotear la BUP y seguir con el fraude electoral

Es un hecho, Rodríguez Saá no quiere abandonar las prácticas “fraudulentas” en las elecciones. Esta conclusión tiene que ver con su posición de cara a la utilización de nuevos sistemas. Que garantizan transparencia y rapidez.

Por ello, desde que la Ciudad anunció que las elecciones municipales serían con el uso de la Boleta Única Papel, inmediatamente se puso en marcha la maquinaria para entorpecer el normal desarrollo de las mismas.


En primera instancia, fueron los concejales del bloque que responde al gobernador, quienes empezaron a ponerle palos en la rueda a la utilización del sistema. Poniendo en tela de juicio la elección del mismo y dilatando su normalización en el Concejo.


Luego fueron dos de los integrantes del Tribunal Electoral, que además de ser recusados están en la mira por su pertenencia política y por desarrollarse un juicio político contra uno de ellos. Ambos comenzaron a emitir resoluciones que carecen de sustento y que solo buscan “entorpecer la cancha” como los denunció el presidente del Concejo Deliberante.


La intención de Rodríguez Saá es denostar el sistema. A pesar de haberlo anunciado durante años y demorar su aplicación a la ley que el mismo promovió. El mandatario provincial no quiere que quede un antecedente mejor y en el futuro no tener que aplicarlo en las elecciones provinciales.


De aplicarse, el saaísmo ya no podrá utilizar las más que conocidas maniobras de fraude electoral que su aparato pone en marcha en cada elección.