• LPSL

La encrucijada de los Saá: entre el ninguneo kirchnerista y la extinción de dominio

Luego de la movilización alentada desde el macrismo a través de las redes sociales, sectores de clase media se congregaron en la mayoría de las provincias argentinas para pedir la votación de la ley de Extinción de Dominio y el desafuero de Cristina Kirchner.

En Capital Federal la convocatoria fue notable y también en San Luis un grupo calculado en unas 200 personas en Plaza Pringles produjeron un minicacerolazo al grito de “Adolfo votá el desafuero”.

La actual coyuntura política coloca a los hermanos Rodríguez Saá en una posición incómoda desde dos flancos. El primero es la pretendida inclusión de Alberto Rodríguez Saá dentro del armado kirchnerista, aunque después del acto de La Pedrera esa posibilidad se haya desdibujado, porque el kirchnerismo parece haber relegado al actual gobernador a un rol secundario.

Mientras los hermanos se mantienen atentos a meterse por la primera ventana que se abra analizan el otro flaco delicado, como es la posibilidad cada vez más cercana de que reverdezcan las denuncias de corrupción y entonces para el Adolfo votar la Extinción de Dominio sería poner la cabeza debajo de la guillotina.

Respecto al voto en el Senado para el desafuero de Cristina, esa es un arma cuyo efecto los Rodríguez Saá vienen calibrando desde hace algunas semanas cuando desde algunos sectores del kirchnerismo que al principio parecieron sumarse al albertismo, ahora se fueron con Rossi y Kicillof. Entonces los hermanos estarían midiendo la posibilidad de presionar con el desafuero para volver a ocupar un lugar preponderante dentro del armado cristinista, de lo contrario Adolfo en el Senado podría salir con cualquier cosa.

La semana pasada Adolfo Rodríguez Saá fue uno de los Senadores que no apareció por el recinto, pero flojitos de lealtades como históricamente han sido los hermanos dentro del peronismo son siempre mirados con desconfianza.

Mientras tanto Alberto Rodríguez Saá se mostró ayer con el Intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi y abogó por la unidad del peronismo ante la posibilidad de un adelantamiento de las elecciones. Sin embargo ante la exigua convocatoria de figuras relevantes la noticia no trascendió demasiado.