• LPSL

La caída del Rodríguez-saaísmo. Crónica de un final anunciado

Las fuertes peleas por factor económico han dejado dividida no solo a la familia Rodríguez Saá, sino también al círculo íntimo que maneja las empresas y hasta el mismo PJ.

En los últimos dos meses, la población de San Luis ha sido rehén de la guerra de la familia Rodríguez Saá. Los medios hegemónicos de comunicación han intentado no hablar de ello, pero el periodismo alternativo puso en alerta a la sociedad puntana.


En primer lugar, los hermanos comenzaron viralizando videos en sus redes sociales donde se desafiaban entre ellos. Pero la pelea se fue de los límites y se pudo por fin conocer que la disputa se origina por definir quién estará al mando de los fondos del Estado provincial.


La pelea fue también por las llaves de la sede el PJ, partido históricamente manejado por Adolfo Rodríguez Saá. Sin embargo, la Justicia le dio la derecha a su hermano Alberto Rodríguez Saá, quien no solo se quedó con las llaves, sino también con la personería jurídica y el sello, es decir se presentará como candidato a gobernador con el partido que tanto tiempo llevo adelante su cómplice Adolfo Rodríguez Saá.


A raíz del dictamen judicial, Alberto pasa a tener control total sobre los fondos partidarios por lo tanto decide nombrar nuevos apoderados legales y, por supuesto, nuevos titulares de las cuentas bancarias.


Pero la semana pasada, el juez Federal subrogante habilitó a Héctor “Pachi” Mazzina, quien responde a Adolfo Rodríguez Saá, a retirar el monto de $2.5 millones de la cuenta del PJ.

Alberto Rodríguez Saá no se quedó atrás y hoy acusa en los medios nacionales a su hermano Adolfo de un faltante de $14 MILLONES en el PJ.


Para la sociedad puntana, que sufre una ola de hechos delictivos y desapariciones forzadas de mujeres y niñas, la preocupación de su gobernante por la interna partidaria es mal vista y duramente criticada.


En estos momentos, las cifras del transporte interurbano se dispararon a las nubes y se anuncian más aumentos aprobados por el mismísimo gobernador.


Por otro lado, los trabajadores del Plan Solidario, que reemplazó al Plan de Inclusión Social originado en 2003, han perdido el miedo y denuncian amenazas de parte del Ministerio de Desarrollo Social si llegasen a recibir en sus puertas a algún candidato opositor al rodríguez-saaísmo.


Mientras que los candidatos del Frente San Luis Unido, Claudio Poggi como gobernador y Enrique Ponce como vicegobernador, han denunciado persecución y vigilancia constante de parte del Servicio de Inteligencia de la Policía provincial.