• LPSL

La aparente pelea entre Alberto y Adolfo es una estrategia para implementar Ley de Lemas en 2019

Adolfo Rodríguez Saá participó ayer jueves de una reunión extensa en el Partido Justicialista y luego efectuó declaraciones donde anunció la afiliación al PJ del dirigente radical Víctor Manuel Astudillo y también se postuló como candidato a gobernador.

La autopostulación de Rodríguez Saá coincide con el lanzamiento efectuado esta semana de la candidatura de su hermano, el actual gobernador de la provincia, quien de ofertarse como candidato a presidente, bajó de nuevo a la provincia a preparar la disputa por la gobernación.  Sin embargo, quienes entienden de política aseguran que no se trataría de un enfrentamiento entre los dos hermanos, sino en la implementación de una estrategia electoral para la aplicación de la ley de lemas en las próximas elecciones, con la intención de engañar a la oposición y al electorado con una pelea que –al menos entre Adolfo y Alberto- no es tal, sumando luego los votos de ambas candidaturas.


La intención explicitada por Rodríguez Saá fue “abrirles las puertas a los que se fueron disconformes del PJ”, pero el Adolfo sabe que esos disconformes dejaron el Partido Justicialista molestos con el patoterismo de Alberto y Zulema Rodríguez Saá. Adolfo habló de “la guerra de las llaves”, donde acusó a “la Zulema y la Mary Valdivielso”,  en referencia a los enfrentamientos por el manejo de las sedes del PJ en algunas localidades, como por ejemplo La Punta.


El actual senador intentó hacerles creer a los convocados –en su mayoría mujeres- que tiene diferencias con sus hermanos, cuando en realidad Zulema y Alberto siempre fueron iguales sin que esas características de personalidad afectaran la construcción del poder de los Rodríguez Saá, sino que -por el contrario- esa “diferencia” fue parte de una estrategia repetida donde Alberto y Adolfo mantenían sus propias segundas líneas y las obligaban a odiarse entre ellas, para luego sumar ambas estructuras.