• LPSL

Jaque al Rey. "Si no muevo, muero"...

En el ocaso de la administración saaísta sus líderes buscan la estrategia para imponerse ante dos factores importantes. La edad y el desgaste político.

ALBERTO AMENAZADO POR EL DEFAULT, LA HIPER CONCENTRACIÓN DE PLANES SOCIALES, LA PARALIZACIÓN DE LAS OBRAS PÚBLICAS Y LA CRISIS DE IDENTIDAD POLÍTICA, SIGUE PENSANDO QUÉ PEÓN SACRIFICAR PARA VER SI SE SALVA DEL JAQUE MATE


Alberto amenazado por el default latente, que confesó y luego negó, no pasa por sus mejores horas tratando de hacer arrancar un Estado colapsado por la fiesta de planes que desarrollaron en las últimas elecciones.


A esto se le suma la paralización de obras provinciales, por falta de fondos, y una crisis de identidad política que se acrecienta día a día. En la mesa chica no se permitirán confiar en nadie más que los hermanos para intentar seguir en el Poder.

SÓLO ÉL SABE QUE LO DE 2017 FUE GANAR UN POCO DE TIEMPO Y BUSCA LA FORMA DE PASAR ZARANDA PARA SACARSE EL LASTRE ANTES DEL 2019


Pero el paso del tiempo y las nuevas generaciones pueden convertirse en un traspié para el desgastado modelo provincial. Buscando algún peón, dirigente de líneas más bajas, para salir a bancar una posible derrota y poner la cara ante una realidad más que oscura para la administración saaísta.

LA PREOCUPACIÓN SECRETA DE ADOLFO QUE NO LO DEJA DORMIR TRANQUILO SE PROYECTA EN SU MIRADA SETENTONA


La “victoria” en 2017 a base de planes y becas, además de la entrega de electrodomésticos, fue solo una manera de engañar el fin y estirar la vida política de Rodríguez Saá. Para el año que viene pretende armar una especie de fuerza puntana propia, contradiciendo a su hermano Alberto-quien podría volver a soñar con ser presidente-, y dejar el ala K fuera de la competencia. Ya que su alianza no generó ningún beneficio al Adolfo, sino todo lo contrario.


La preocupación de una oposición fuerte y unida, no deja dormir al senador que se permite coquetear con el gobierno nacional buscando evitar el fuego que se prevé.