• LPSL

Hay escuelas sin calefacción mientras el Gobierno gasta en las “generativas”

Una mamá de una niña asmática contó que su hija lleva una colcha a la Escuela Marie Curie del Barrio Manuel Lezcano, porque “si no lo hace muere de frío”. La denuncia del estado de la escuela fue realizada por María Angélica, madre de una alumna, y lo contó en el programa Agenda Abierta de Radio Dimensión.

También afirmó que los padres no se animan a hablar y a denunciar; y que el edificio  presenta problemas estructurales graves, con fallas en la construcción y derrumbes.

María Angélica llegó hasta la casa de Gobierno en Terrazas del Portezuelo con su reclamo: “Fui a reclamar y me dijeron que está en licitación y que la van a arreglar en verano. Al menos pedí unas estufas pero no hay respuesta, me dan ganas de llorar”.

En este medio denunciamos a principio de año que la ministra de Educación Natalia Spinuzza no se había ocupado de los colegios antes del inicio de clases, hoy corroboramos que además patean para adelante todos los problemas de los edificios escolares.

Que los chicos pasen frío en los colegios de San Luis está relacionado a que el Gobierno provincial ya desde el año pasado recortó el 50% del presupuesto de mantenimiento de las escuelas, y gastó más de 500 millones en las “Escuelas generativas” que se dictan en clubes y lugares no apropiados. Todo un despropósito.

En la Escuela Marie Curie, mientras tanto, los chicos corren riesgos. La mamá de la alumna también contó que algunas aulas ya no se usan porque tuvieron que trasladar los chicos a lugares más seguros, incluso el SUM fue convertido en aula pero allí no hay calefacción.

Los alumnos de la secundaria ya habían realizado reclamos en abril y mostraron  las filtraciones de agua y problemas de las instalaciones. Las autoridades les respondieron que lo arreglarían en las vacaciones de invierno. Ahora le dijeron a la mamá de esta alumna que será en las vacaciones de verano.

El desmantelamiento de la Educación pública es un sueño de los Rodríguez Saá y vienen insistiendo hace décadas desde que instalaron las escuelas charter. Ahora con el capricho de las “generativas” se destinan fondos que son de las escuelas públicas a este modelo de no-educación que ni siquiera da los contenidos mínimos necesarios para pasar el CBC de una universidad y promueve que los niños se vuelvan inadaptados incapaces de incorporarse a estructuras laborales o de estudio organizado como las carreras profesionales.

En nombre de la precarización están haciendo pasar frío a los chicos puntanos.