• LPSL

González Espíndola tendrá 10 asesores que pagarán los puntanos

El concejal Roberto González Espíndola, conocido como el “recolector de tapitas de gasesosas” del Concejo Deliberante de la ciudad de San Luis, y amigo de patoteros (en la foto de esta nota está muy divertido con los sindicalistas de UTA en la puerta de Transpuntano cuando no dejaban salir los colectivos, y perjudicaron a decenas de miles de vecinos), ha conseguido un fallo judicial para nombrarse 6 (seis) asesores más y sumará en total 10 con los cuatro que ya tenía. 

¿Cuánto le costarán a los puntanos? ¿cómo logró el velocísimo fallo judicial? A continuación le contamos todo a los lectores:


Sumados a los 4 que ya tiene, esta medida judicial insólita y avasallante de un poder independiente, le permite a González Espíndola agregar 4 asesores a 22.000 pesos por mes y 2 asesores a 17.000 pesos por mes, en total tendrá 10 asesores contra los 3, 4, o 5 de los demás concejales.


Los 10 asesores de Roberto González Espíndola le costarán a los vecinos de la ciudad de San Luis entre 200.000 y 230.000 pesos por mes; más de 2.700.000 al año, sin contar su sueldo de concejal y demás gastos que genera su función, lo que supera los 4 milllones de pesos por tenerlo a Espíndola dentro del Concejo.


¿Cuál será la función de estos asesores de Espíndola? Son cargos políticos: uno de los que será contratado a través de esa medida judicial es el “che pibe”, el chico de los mandados del hermano del concejal: el diputado Daniel González Espíndola. Otro de los contratos es para su fotógrafa personal. Y así podemos seguir describiendo los curriculums de los que serán asesores de Roberto G. Espíndola.


Mientras la Justicia puntana es lentísima con los casos más desafortunados ocurridos en la provincia, los jueces son velocísimos para atender los amparos a favor de González Espíndola. Pero todo tiene una razón: la jueza Valeria Celeste Benavidez que autorizó la designación vía judicial de los asesores de este concejal, es la cuñada del hijo de Zulema Rodríguez Saá, protectora política de Roberto González Espíndola. Todos dicen que Roberto G. Espíndola es muy habilidoso para hacerse querer por propios, extraños y hasta opositores; así fue como se hizo íntimo amigo del hijo de Zulema Rodríguez Saá, y ahora ambos comparten roles en la comisión directiva del club Juventud.


La esposa del Daniel González Espíndola, Paola Susana Giannini, es secretaria de la presidenta del Superior Tribunal, Martha Raquel Corvalán. O sea que el concejal Robertito González Espíndola tiene mucha ayuda familiar y política para obtener lo que quiere de la Justicia provincial. SI tuviera voluntad por el bien común, podría conseguir, al menos, que se apuren los casos de crímenes y violaciones ya que tan rápido consiguió que un juzgado le nombre 6 asesores más.


El concejal selfie. Parece que G. Espíndola está más interesado por sacarse fotos con los patoteros de la UTA que dejaron sin transporte a los vecinos, y aparentar una supuesta preocupación por la ciudad pero la realidad es que la ciudad deberá pagarle la fotógrafa que quiere ingresar como asesora gracias al fallo familiar, perdón… judicial.


Ningún concejal de San Luis supera la cantidad de cinco asesores y casi todos poseen la categoría más baja; incluso algunos concejales tienen menos de 5 asesores. En cambio, Roberto González Espíndola quiere tener el doble de asesores que los demás concejales ¿será para cobrarle el diezmo de cargo militante para financiar su campaña política?

Por ejemplo, los Centros de Gestión Municipal (CGM) barriales tienen como máximo 8 o 9 empleados, y se ocupan de atender trámites y requerimientos de zonas de miles de habitantes, y las categorías son menores. No hay relación entre una función territorial como los CGM y la cantidad de asesores de un concejal que no tiene ninguna responsabilidad territorial ni de gestión.