• LPSL

Esto decía Alberto del peronismo hace poco tiempo

Las contradicciones en el saaísmo están a flor de piel, sobre todo en esta época de guerra interna que abre la puerta a conocer la peor cara del feudo puntano.

Un ejemplo es Adolfo haciéndose el sorprendido por los grupo parapolicías, que supo utilizar toda su vida política y hoy pretende desconocer.


El otro ejemplo es la posición ultrapejotista de Alberto, el mismo que supo crear cuanto partido se le cruzó para quitarle estructura al Peronismo local. Compromiso Federal y el PUL fueron los experimentos que creó el gobernador por su odio al PJ.


El que hoy dice levantar las banderas de Perón, es el mismo que hasta no hace mucho decía que el "peronismo no ha hecho ninguna actualización". En referencia a los mismos dinosaurios políticos que hoy respaldan el papelón que sucedió ayer fuera y dentro de la sede oficialista.


"No me interesa el PJ", reafirmaba Alberto mientras hoy manda a la policía a custodiar las puertas y generar violencia para quedarse con el manejo del edificio.


Obsesionado con la política nacional y luego de haber renunciado en varias oportunidades, Rodríguez Saá quiere monopolizar el PJ para aparecer en los arreglos que se construirán en Buenos Aires.


Mientras tanto los medios de su propiedad intentan esconder la violencia y el atropello de una interna qué tiene como objetivo "hacer que la gente crea" que el futuro de la provincia depende de la guerra entre los hermanos, cuando en realidad es solo un enfrentamiento familiar con el agravante del reparto de la fortuna conseguida con recursos estatales y el usufructo del poder sea como sea.