• LPSL

Estado Rico, Pueblo Pobre: ¿Cuál es el sueldo de un Ministro de Gobierno?

Luego de los anuncios del pasado lunes en la apertura de Sesiones en la Legislatura, el inicio del Programa Empezar, el anuncio de construcciones faraónicas con gastos de más de $2.800 millones, el poner personas a dedo, inflando cada vez más el gasto del Estado provincial. El gobierno y su séquito de funcionarios se siguen riendo de los habitantes de la provincia, quienes aseguran no llegar a fin de mes y tratan de administrarse de la manera que pueden.

El mal manejo económico de la provincia sigue siendo noticia y moneda corriente en cada medio provincial y nacional, incluso el hermano del actual gobernador, el senador Adolfo Rodríguez Saá dijo en una entrevista que no podía creer como su hermano estaba manejando la provincia y como manipulaba a la gente con su discurso progresista falso, con un Estado rico y un pueblo pobre, que cada vez denota en los distintos análisis a nivel nacional que dan cuenta el nivel de pobreza que hay en la provincia.


Actores muy interesantes de analizar en la gestión del gobernador Alberto Rodríguez Saá, es su gabinete de funcionarios; ministros y empleados públicos quienes, según fuentes y datos analizados desde redacción, cobran sueldos que van desde los $35 mil a $200 mil mensuales. Recordemos que estos fueron beneficiados el año pasado por un aumento que fue del 30% al 60% respectivamente.


Al parecer, los ministros perciben alrededor de 200 mil pesos, siguiéndolos en la nómina están  los jefes de Programas que alcanzan un sueldo de 80 mil pesos en el bolsillo. Les siguen los subjefes de programas que de promedio reciben 50 mil pesos y cerrando la lista, los Jefes de Áreas que cobran 30 mil de bolsillo. Relegados están aquellas personas, los empleados de rangos que apenas pueden alcanzar los 20 mil a pesar de que tengan varios años de antigüedad.


A todo esto hay que sumarle los gastos reservados  de ciertos ejecutivos y del mismo gobernador, que utiliza especialmente cuando viaja.


Mientras Adolfo pide licencia con goce de dieta con un sueldo que traspasa los $350 mil y Alberto derrocha el dinero de la coparticipación en funcionarios puestos a dedo que no valen el sueldo que tienen, porque claramente, ni siquiera pueden proponer políticas públicas concretas, usted cuenta monedas para poder sobrevivir a la realidad que atraviesa una provincia incapaz siquiera de producir mano de obra para tener empleos digno y un sueldo que valga la pena.