• LPSL

En medio de una ola de inseguridad, cambios e internas en la Policía de la Provincia

En los últimos meses han aumentado las manifestaciones de repudio ante el gobernador por el grave estado de inseguridad que sufren los vecinos en toda la provincia. Alberto Rodríguez Saá decidió que la asunción de Ernesto Nader Alí como ministro de seguridad podría sacarlo de esa incomodidad, sin embargo una de las primeras medidas terminó en el coche entre varios móviles nuevos el mismo día de la entrega.

Luego del vergonzoso acto del que participó el gobernador, la institución policial vuelve a ser cuestionada. Esta vez se debe al abandono de funciones de algunos integrantes de la plana mayor.


Fabricio Portela, quien ocupaba el cargo de Jefe de la Policía Provincial desde julio de 2018, ha presentado su pedido de licencia por razones de salud y éste ha sido aceptado dejando el lugar vacante y a la cúpula mayor con expectativas.


Pablo Alvarez quien fuera subjefe de la Policía también dejó vacante su puesto. Aunque no han trascendido declaraciones específicas al respecto desde el gobierno provincial.


Portela fue duramente criticado durante su gestión, tuvo desaciertos como la agresión a un vendedor ambulante de bolsas de residuos, culpó de la inseguridad al uso de las redes sociales y sostuvo que las avenidas de la ciudad capital no son vías públicas por lo tanto no le corresponde a la policía actuar en ellas.


Es incuestionable el tinte político que ha tomado la situación cuando el primer ejemplo de ello es el mismo ministro de seguridad, quien hoy enfoca sus energías en su campaña electoral para intendente de la localidad de La Toma.


Entre la primeras línea de cúpula policial se debate quienes reemplazaran a Portela en el lugar de poder.