• LPSL

En lo que va del 2018 el gobierno no entregó ninguna vivienda de las que prometió en campaña

En cada punto donde paraba, el senador Adolfo Rodríguez Saá instalaba una mesa con planillas para quienes buscaban inscribirse en viviendas. Las promesas por aquel entonces aseguraban que cada familia iba a tener una casa.

“Nuestro gobierno puede construir tres mil viviendas por año”, repetía Adolfo en cada entrevista. Lo mismo aseguraba su hermano, el gobernador, que aducía que no necesitaban apoyo de la Nación para llevar a cabo está política.


Hoy el panorama es más que desalentador para los que se tomaron el trabajo de inscribirse en el sueño de la vivienda propia. Ya que el gobierno no planea hacerlas ni siquiera salen los funcionarios a contener a las miles de personas que se anotaron.

EN SU DIARIO FAMILIAR, LOS RODRÍGUEZ SAÁ ANUNCIABAN EL LLAMADO DE INSCRIPCIÓN PARA VIVIENDAS QUE NUNCA SE HICIERON



La ministra Angela Gatto hace meses que viene anunciando la cantidad de inscriptos pero no da detalles de planes o entregas concretas. La realidad financiera del gobierno lo llevó a suspender todas las obras que se proyectaban y las viviendas quedaron en medio de esto, por la fiesta de becas y planes electorales que dejaron en jaque las cuentas del gobierno.

HACE MÁS DE UN AÑO LA MINISTRA GATTO SE ENCUENTRA ANALIZANDO LAS INSCRIPCIONES


Este lunes cientos de personas marcharán al Poder Judicial y a Terrazas del Portezuelo para pedir por viviendas o terrenos para habitar. El escandaloso operativo policial que se realizó el fin de semana dejo más que en evidencia la postura del gobierno que además de no hacer las casas, reprime a quienes intentan obtener un lugar donde vivir.


La construcción de viviendas es uno de los latiguillos históricos más usados por los hermanos Rodríguez Saá. Quienes vendieron como propia la edificación de casas que durante años fueron desarrolladas con fondos nacionales.