• LPSL

En 2019, Alberto despidió a más de 13.000 trabajadores del plan y dio de baja 4000 becas

Con tijera en mano, Alberto Rodríguez Saá comenzó el año con un objetivo claro, recortar el gasto público de un gobierno ahogado financieramente. Desesperado por conseguir fondos, el gobernador llegó a lo peor, sacar gente de los planes sociales.

De 44 mil trabajadores que comenzaron 2019, solo 31 mil continúan en la actualidad. L os motivos de las bajas aducen errores en el sistema, pero todos saben que se trata de persecución política y ajuste.


Respecto a los beneficiarios de la beca 22AG, también hubo un recorte. De 20 mil pasaron a 16 mil, lo que deja un saldo de 4 mil personas que quedaron a afuera.


La llegada del ministro Federico Berardo tuvo como objetivo “hacer el trabajo sucio” y dejar sin nada a más de 17 mil personas.


El gobierno no solo no informa cifras, sino que realiza persecuciones sin el más mínimo temor. Así viene ocurriendo en las últimas semanas donde se amenaza a los que menos tienen por pensar diferente a Rodríguez Saá.