• LPSL

Elecciones 2019: Fernández ganó en primera vuelta y será el nuevo presidente

Alberto Fernández emergió de una noche electoral electrizante como el próximo presidente de la Argentina, sin necesidad de ballottage, a pesar del repunte sorprendente de Mauricio Macri respecto de las primarias.

El escrutinio cerraba esta madrugada con el Frente de Todos arriba, por 48,04% a 40,44%. El regreso del peronismo al poder se explica sobre todo por un resultado arrasador en la provincia de Buenos Aires, donde la fórmula Fernández-Cristina Kirchner le sacó 16 puntos a Macri-Miguel Pichetto. Esa brecha impidió que el crecimiento del oficialismo en la Capital, Córdoba, Santa Fe, Mendoza y otras provincias forzara una segunda vuelta.

La transición empezará hoy mismo, cuando Macri y Fernández se reúnan a desayunar en la Casa Rosada


"Una noche volvimos y vamos a ser mejores", dijo Fernández, pasadas las 23.10, en su primer discurso como presidente electo. Cristina Kirchner lo miraba de cerca: ella habló antes y declaró su "inmenso orgullo" por el triunfo de Axel Kicillof en la provincia de Buenos Aires. Lo vivió como "un reconocimiento político". El presidente electo le agradeció haberlo elegido y dedicó la victoria a la memoria de Néstor Kirchner: "Gracias Néstor, donde estés, porque vos sembraste todo esto".


Macri había concedido la derrota minutos antes. Lo llamó a Fernández, lo felicitó y lo invitó a desayunar hoy con él en la Casa Rosada. "Tiene que empezar un período de transición ordenada que lleve tranquilidad a todos los argentinos", dijo el presidente saliente en Costa Salguero, donde Juntos por el Cambio se reunió a esperar los resultados. Se lo veía exultante en la derrota, transformado respecto de aquella noche oscura de las PASO, en la que obtuvo menos del 33% y quedó a 16 puntos de su rival.


Los pronósticos se estrellaron otra vez. Cuando todos los encuestadores vaticinaban que se mantendría o se ampliaría la diferencia nacional de las PASO, el primer corte de resultados, a las 21, sorprendió con una brecha menor a siete puntos en favor de Fernández. La participación subió al 81% (5 puntos más que en agosto). De todos modos, nunca pareció en riesgo el triunfo en primera vuelta de la fórmula kirchnerista.


Los ánimos mutaron en los dos comandos de campaña. En Cambiemos se instaló una sensación de alivio. "Se viene una etapa distinta, con una oposición presente, sin margen para un regreso autoritario del kirchnerismo", señaló un ministro de Macri, al cierre del escrutinio provisional. En el Frente de Todos, después de unos momentos de zozobra, se impuso el ánimo festivo: "¡Vamos a volver, a volver, a volver, vamos a volver!", tronaba desde las 21.30 una multitud sobre la avenida Corrientes, en las calles que rodeaban el búnker kirchnerista.