• LPSL

El proyecto del aborto se tratará el 8 de agosto en el Senado

Hay acuerdo en el Senado para tratar la ley de despenalización del aborto el 8 de agosto.

Las diferentes fuerzas políticas lograron un acuerdo para que el proyecto de ley de despenalización del aborto se trate el ocho de agosto en el Senado. El proyecto obtendría dictamen el primero de ese mes.

La fecha en la que se iba a discutir la iniciativa estuvo envuelta en una polémica, con choques entre promotores y detractores de la reforma. La polémica giró en torno de la decisión de Gabriela Michetti de girar la iniciativa a cuatro comisiones, lo que fue señalado por los impulsores de la reforma como una maniobra dilatoria.


La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito presentó hoy a los senadores que motorizarán el debate en la Cámara alta, quienes pidieron "votar la ley tal como viene de Diputados".


En la conferencia de prensa que tuvo lugar en el salón Illia del Senado, referentes de organizaciones feministas y diputadas nacionales que hicieron posible la media sanción acompañaron a los senadores que conformarán el "task force" cuya misión será la de construir consensos para arrimar los votos que faltan para la aprobación.


Los legisladores presentes manifestaron "preocupación" por los giros que dispuso la vicepresidenta Gabriela Michetti a cuatro comisiones y reclamaron un debate "respetuoso pero rápido".


"Creemos que debe mandarse solamente a dos comisiones. No es cierto que estemos negando el debate. Los que estamos involucrados en este debate escuchamos a las 738 personas que pasaron por Diputados. Por lo tanto, creemos que en Senadores, sin coartarle la palabra a nadie, debemos hacer un debate respetuoso, transversal pero rápido porque creemos que rápidamente hay que tomar medidas para evitar más muertes", dijo la pampeana Norma Durango (Argentina Federal).


La senadora justicialista pidió "votar la ley tal como viene de Diputados" y aclaró que en cualquier caso "si hay alguna modificación que hacer, se puede hacer en la reglamentación", sin necesidad de "retrasar" el proceso.


Durango explicó que la iniciativa "no va a obligar a nadie a practicarse a un aborto, sino que va a permitir que las mujeres que quieran interrumpir un embarazo lo puedan hacer legalmente y acompañadas por un Estado".


Por su parte, la kirchnerista Nancy González enfatizó que existe "preocupación" por los giros resueltos por Michetti, en particular a las comisiones de Presupuesto y la de Asuntos Constitucionales, los que calificó de "innecesarios".


Pese a eso, la senadora chubutense encargó a sus asesores un informe que comparó los gastos que le demandaría al Estado hacerse cargo de los abortos contra los que actualmente afronta el sistema público por las complicaciones derivadas de abortos clandestinos.


El documento determinó que si el aborto fuera legal y asistido por el Estado habría un ahorro en el sistema público del 50 por ciento, cifra que treparía al 68 por ciento si se impulsara la producción pública de la pastilla de misoprostol.


A su turno, la radical Pamela Verasay defendió la legalización del aborto y sostuvo que "como funcionarios públicos" no es posible "seguir siendo cómplices de algo que esta pasando.


"Nos tenemos que hacer cargo. Es nuestra responsabilidad darle una respuesta a las mujeres en materia sanitaria", consideró la legisladora oficialista, que exhortó a "aprender de la experiencia de la Cámara de Diputados" para poder arribar a "un buen resultado".


En tanto, la correntina del Frente para la Victoria Ana Almirón aseguró que "a partir de que esta media sanción, que se va a convertir en ley, estas mujeres van a ser un poquito más libres, un poquito más iguales".


"Eso es lo que estamos haciendo ahora, rompiendo ese sistema que nos fue impuesto y que esta es la primera lucha que damos todas juntas desde diferentes espacios", manifestó.