Buscar

El profe "trucho" Vallone pretende dar clases de transporte urbano

El actual diputado nacional Andrés Vallone se sumó a la campaña que el oficialismo provincial lleva adelante contra el municipio a través de la precaria conducción de la UTA. Vallone -quien hasta hace poco fue intendente de Juana Koslay y fue desbancado por Toti Videla quien denunció los graves hechos de corrupción perpetrados por Vallone y su esposa- publicó una arenga a través de Twitter acusando al intendente Ponce de ser responsable por los paros arbitrarios que deciden los punteros de la UTA cada vez que hay elecciones.

La primera noticia que existe de Andrés Vallone es de principios de los 90 cuando había intentado estudiar un profesorado de educación física pero abandonó en el primer cuatrimestre. Sin embargo, a partir de contactos familiares y asegurando que era “profesor de gimnasia”, intentó meterse a dar clases en una escuela secundaria, pero fue desenmascarado y entonces se la tuvo que rebuscar de otra cosa.


A Vallone nunca le gustó trabajar y en tiempos en que las carreras de periodismo aún no estaban difundidas como hoy, entonces decidió que era periodista y a través del adolfismo se introdujo en Canal 13 (ha pasado cada uno por ahí) y de allí saltó a la jefatura de prensa de Rodríguez Saá. Vallone durante un tiempito estudió periodismo en la UNSL, pero decidió que nada tenía para aprender allí y abandonó, para dedicarse de lleno a la actividad política.


Casado con Andrea Carreras, hija del ingeniero Andrés Carreras , uno de los emblemas de la corrupción adolfista denunciado de manera insistente por el periodista Jaime Emma, Vallone se postuló a intendente de Juana Koslay y apenas fue electo, del humilde Fiat Duna cremita, pasó a vivir en un country con servicio doméstico uniformado.


Pero para Vallone la intendencia de Juana Koslay solo representaba una caja política y para enriquecimiento personal, porque en realidad su verdadero objetivo era llegar a ser gobernador, aspiraciones que, por lo atolondradas y desmedidas, chocaron contra el esquema de Alberto Rodríguez Saá (h), quien se encargó de ubicarlo y hacerle notar que para llegar tan alto hacía falta algo más que títulos truchos y humo en Twitter. “Más trucho que el profesorado de Vallone”, dicen por ahí.