• LPSL

El nuevo jefe de la policía está más cerca de la tecnología que de la formación

Fabricio Portela fue designado como nuevo Jefe de la Policía provincial. Ante el cambio de ministro de Seguridad comenzaron las renovaciones en la fuerza, el flamante cargo en la policía local es ocupado ahora por el ex jefe de custodios del Gobernador Alberto Rodríguez Saá. Portela es hombre de su máxima confianza, estará acompañado por el comisario Claudio Latini como subjefe.

En su discurso de asunción Portela enfatizó el uso de nuevas tecnologías para la prevención y combate del delito mientras que Rodríguez Saá había hecho hincapié en la formación cuando anunció el nombramiento. ¿Podrá el nuevo jefe policial coordinar ambas cosas?.

Según lo solicitado por el gobernador en este “nuevo ciclo” que inicia la institución policial, Portela deberá concentrarse en formar una policía turística y otra medioambiental, tener en cuenta a la juventud, la violencia familiar y de género y darle más espacio a las mujeres policía.

Ayer lunes, apenas asumió, Portela firmó una resolución "maquillaje" que cambió de nombre un área para darle el gusto al gobernador: la Policía Rural pasó a llamarse Policía de Medio Ambiente. Como por arte de magia y sin capacitación específica, un cambio de nombre resolvió el asunto.

Todos las directivas que dio Rodríguez Saá no tuvieron muchos lineamientos. Para concretar estas intenciones es necesaria una amplia formación que hoy la policía provincial no tiene: formación en perspectiva de género, formación en Derechos Humanos sobre todo para tratar con los jóvenes y especialmente con aquellos que presentan problemas de exclusión social, adicciones, etc.; capacitación y protocolo de la atención de los casos de violencia familiar; formación en el correcto trato con civiles tanto de la comunidad y especialmente con los turistas. Todas cuestiones que no se resuelven con tecnología  y que requieren horas de formación en estos temas que hoy son de profundo interés y sensibilidad en la opinión pública.

Otro pedido del gobernador ha sido que “continúe lo que se ha hecho bien”, la misma solicitud que le hizo a Diego González cuando reemplazó a Ernesto Nader Alí en el ministerio de Seguridad. Conocida es la tendencia de los funcionarios de la provincia a desarmar todo lo hecho por sus antecesores y estar siempre en fojas cero una y otra vez, dando vueltas en círculos en los mismos problemas. ¿Estará aprendiendo Alberto Rodríguez Saá que el “divide y reinarás” que practican puertas adentro con sus séquitos es útil en política para manejarlos a todos pero inservible en la administración pública para conseguir resultados eficientes?.

No hubo menciones por parte de ninguno al narcotráfico y la venta de drogas en barrios de la ciudad, un drama que angustia a familias y vuelve insegura la vida de todos en los barrios más humildes.

Habrá que esperar para comprobar si las intenciones expresadas por los nuevos funcionarios y el gobernador se concretan en la difícil realidad que viven los puntanos con la inseguridad del día a día.