• LPSL

El mundial por la intendencia de San Luis comenzó y los precandidatos se ponen a punto para ganar

Con la fiebre mundialista en alza, en todo el país la ansiedad de multiplica esperando lo que será una nueva cita de la mayor competencia futbolística.


En LPSL nos contagiamos de la “mística” mundialista y analizamos lo que vendrá respecto a las campañas y la disputa de la copa que dejará un campeón a cargo de la intendencia de San Luis.

Con distintas tácticas y estrategias, cada equipo pondrá los mejores jugadores en la víspera de lo que promete ser un enfrentamiento más que interesante.


Con entrenadores más que reconocidos, los jugadores deberán llevar a la cancha las mejores propuestas que les permitan formar un equipo sólido, de buen toque y que no quede afuera de la contienda en las primeras instancias.


A continuación un repaso en detalle de los equipos y sus principales jugadores:

San Luis Somos Todos: el conjunto dirigido por Enrique Ponce viene de ser bicampeón y tiene serias chances de lograrlo nuevamente. Para esto, el DT ha convocado varios jugadores de confianza y que conocen el estilo de juego.


Con Sebastián Paéz Ségala, SLST tiene la tranquilidad de contar con un defensa de primera línea, de marca férrea y que en cualquier momento aprovechará una distracción para subir y buscar el gol en el arco contrario.


Mientras que Francisco Petrino es uno de los defensores más aguerridos del fondo. Mariscal de la defensa, es uno de los players que puede sostener un resultado y brindar seguridad en la primera línea. Siempre pensando en el crecimiento de equipo y la propuesta táctica.


A lo Mascherano, sale a cruzar todo aquel que se interponga en su camino y atente contra sus compañeros. "Hoy te convertís en héroe", dirá el robusto central a sus jugadores.


En el medio hay calidad y buen manejo asegurado. De la mano de Enrique Picco se garantiza la continuidad del estilo futbolístico característico del equipo, basado en el orden y el buen trato a la pelota.


Carlos Ponce es el delantero de la formación. Con el fútbol de la vieja escuela y de paladar negro, no da por perdida ninguna pelota y está siempre dispuesto a vencer al rival. Bien parado en la cancha, su base radica en el conocimiento de los potreros al estilo Mario Alberto Kempes.


Frente de Unidad Justicialista: la formación preparada tácticamente por la dupla de los hermanos Rodríguez Saá, busca terminar con el invicto del equipo rival. Ganadores del torneo provincial no han podido trasladar su éxito a la capital puntana.


Con una marcada renovación en el plantel, reforzado por algunos históricos, la escuadra del PJ también armará el equipo de precandidatos más potable con miras a levantar la copa.


Delfor Sergnese será el encargado de defender el arco propio y sacar la chapa de su vasta experiencia como titular y jugador indiscutido. Como Enzo Peréz, Sergnese entraría por la ventana y la baja de otros candidatos.


En el medio se ubica Felipe Tomasevich, uno de los jugadores que mejor encaja en la idea de los técnicos. Con buen panorama y salida, será una de las figuras del plantel con un futbol de gala a lo Andrés Iniesta.


Con Roberto González Espíndola, el Frente se asegura goles y buena presencia en ataque. Preparado para dar batalla contra el arco rival, buscará embocar en el arco cualquiera que le quede cerca y convertirse en el Messi del plantel, poniéndose el equipo al hombro para lograr la victoria.


En el plantel también se mete mano a las inferiores y se arma el banco con dos jóvenes promesas. Ellos Son Sergio Tamayo y Juan Pablo Funes, dos de los de abajo que esperan su chance de demostrar en el verde césped.


Avanzar y Cambiemos: los conducidos por Claudio Poggi se ponen a punto para salir en búsqueda de la copa. Con un plantel conformado por jugadores provenientes de varios equipos, la idea de juego es clara y concisa.


Paty Farabelli será la Armani del grupo. Con un buen nivel quiere demostrar que está a la altura de conseguir un lugar en la alineación titular.


En la última línea y siempre preparado para ir al ataque, se encuentra Alejandro Cacace. Un jugador al estilo Cristiano Ronaldo, cuidado y ordenado para jugar para el equipo, pero también con un fuerte poderío individual.


Gastón Hissa en el medio, quiere convertirse en el Casemiro del equipo alternando entre orden y presión constante. Siendo uno de los jugadores más regulares del plantel.


Mientras que Charly Pereira quiere convertirse en el Wanchope Ábila de Cambiemos y a base de goles y buenos resultados, ponerse a la cabeza de la nómina que quiere coronarse campeón.

Los que no fueron

Como la selección chilena hay varios políticos que quedaron afuera de la competición con bastante anterioridad. Entre ellos se destacan dos jugadores que estaban expectantes pero que no entraron en las listas de convocados.


Uno de ellos es Luis Macagno, quien apostó al estilo Mauro Icardi. El otro es Alfonso Vergés, un jugador que supo tener sus momentos de gloria y hoy está más cerca de colgar los botines.