Buscar

El kirchnerismo aliado de Alberto y Adolfo no obtuvo lugares importantes en las listas

El kirchnerismo de San Luis que se acercó a los Rodríguez Saá siguiendo la coyuntura nacional que les marcaban desde Buenos Aires, se quedó sin lugares importantes en las listas de las elecciones provinciales de junio. No aparecen en ningún cargo ejecutivo en el Frente “Juntos por la Gente” de Adolfo Rodríguez Saá, ni en el Frente “Unidad Justicialista” de su hermano Alberto.

Se comentaba en las mesas políticas, con cierta sorna, las caras largas del kirchnerismo puntano que terminó oficiando de idiotas útiles al unirse al feudalismo rodriguezsaaísta. El desplante es tal que ni siquiera pudieron acompañar a Alberto R. Saá al balcón del PJ en el acto que hizo lleno de pasantes y planes sociales obligados a asistir, para generarse un microclima triunfador.


El destino es que solo un par de ellos tendrán lugares “simbólicos” en las listas de legisladores, pero ninguno ocupará lugares importantes. El más dañado es José Luis Dopazo que hacía méritos para ser bendecido por Adolfo Rodríguez Saá como primer senador provincial por el departamento Pueyrredón, pero terminó su carrera política con una denuncia penal por acoso sexual.


El sector de los Gonzalez Espíndola, por estas horas estarían agotados de rendirle pleitesía a Alberto Rodríguez Saá a través de su relación cercana con su hermana Zulema. Por estas horas temen que ni los incluyan en listas de concejales en las elecciones municipales. 


Estas organizaciones kirchneristas, de escasa representatividad en votos, quedaron desdibujadas en lo político al acercarse al oficialismo provincial y ser fagocitados por el PJ de los Rodríguez Saá, que tiene sus propias internas y no tiene interés en aceptar convidados de piedra. Para los kirchneristas de San Luis, aliarse a los Rodríguez Saá fue un suicidio político; adhirieron a una orgánica nacional sin tener en cuenta la situación política provincial y esa lectura los dejó sin nada ¿quién podrá creerles cuando vuelvan a ser oposición en la provincia?


Ya lo decía el General: el que da pan a perro ajeno, pierde el pan y pierde el perro.