• LPSL

El Gobierno no entrega mármol a los artesanos de La Toma

El mármol Onix verde, único en el mundo, es el mineral que representa a la localidad de La Toma, pueblo de mineros y artesanos mundialmente conocidos que sacan a la luz la belleza que tiene la piedra. Desde hace un año el Gobierno administra la única cantera que está extrayendo este mármol pero no les está entregando material a los marmoleros para que puedan seguir trabajando.

En los años del Gobernador Elías Adre, La Toma brillaba con su feria del mármol Onix donde los talleres exponían sus trabajos. Era una feria visitada por compradores y revendedores de todo el mundo. Algo que Elías Adre entendía muy bien, por ser un hombre del interior provincial, eran los recursos laborales de cada pueblo de la provincia. Luego la dictadura y los sucesivos gobiernos centralistas de la capital puntana se olvidaron de los pueblos pero la tradición minera y artesana de La Toma resistió y resiste ante tantos inútiles e inoperantes o indiferentes. 


La actividad tiene generaciones de familias que trabajan el mármol, es un conocimiento que se transmite como todos los oficios artesanales,en talleres, y el que aprende ese conocimiento lo elige para siempre. Tanto que le copiaron los hermanos Rodríguez Saá a Elías Adre, también deberían haberle copiado el amor por los pueblos del interior y sus identidades, no solo las identidades que le gustan al gobernante por cuestiones personales o parentezco.


La semana pasada se reunieron con el Concejo Deliberante de esa localidad y los artesanos solicitaron al ministro de Medio Ambiente, Producción y Campo, Sergio Freixes que los atienda para exponer la problemática que afecta acerca de 240 trabajadores de 60 talleres.

El problema también le fue planteado al ministro de Gobierno, Eduardo Mones Ruiz, e informado que La Toma está a punto de declarar la “emergencia laboral” del sector, y le fue solicitado interceder ante Freixes que tiene en su cartera ministerial la Dirección de Minería de la que es titular Miguel Berardo.

Monez Ruiz habría contestado a los artesanos que coordinaría una audiencia con Freixes, porque parece que Freixes no puede hacer nada si no se lo pide el ministro de Gobierno y no se entera los problemas que genera su ministerio en la actividad minera de La Toma.

Hasta los concejales oficialistas de La Toma, muertos de vergüenza, se pusieron del lado de los marmoleros, y firmaron la resolución que reconoce  “el abandono” al que la provincia está sometiendo a la actividad y sus trabajadores.

A 10 días de haber sucedido todo esto, los trabajadores y los talleres no han obtenido respuesta de nadie del Gobierno. A pesar de las promesas de los ministros, los artesanos siguen sin respuesta. Tal vez lo manden a Tamayo a llevarle palas a los artesanos para que saquen yuyos por un plan, ya que parece ser esa la única opción laboral que se le ocurre a este gobierno y no protege las fuentes propias de los pueblos, al contrario, tiene funcionarios incapaces que atentan contra esas fuentes laborales. 

El medio online El Chorrillero informó en  una nota  sobre el tema que “la última vez que distribuyeron piedra fue hace casi cuatro meses, sólo proveían de un máximo de 500 kilogramos por comprador, cantidad ínfima teniendo en cuenta que al menos se utilizan 300 kilogramos por semana.”

Sin materia prima no pueden trabajar ni  llevar comida a sus hogares. Sin mármol Onix verde matan el principal rasgo identitario de una comunidad. Así se destruye el trabajo y la personalidad de nuestros pueblos. Tanto llenarse la boca para hablar de puntanidad pero se les termina en Estancia  Grande, en los amigos, y en los parientes, no les importa nada de los pueblos de San Luis donde no tienen intereses personales o negocios.