• LPSL

El gobierno inaugura escuelas generativas pero las tradicionales se caen a pedazos


El viraje de la política educativa del gobierno provincial pasó del abandono de las instituciones a centrarse en las polémicas escuelas generativas.


Mientras hoy padres y alumnos de la escuela Marie Curie denuncian la falta de mantenimiento gubernamental en la institución a través de una sentada, la ministra Spinuzza puso en marcha una escuela no tradicional en el club Juventud.


En el establecimiento de la zona sur de la capital puntana hay caída de techos, filtración de agua y peligros de todo tipo. Según los propios directivos desde el gobierno nunca le dieron respuesta los pedidos y reclamos efectuados.


Al parecer la ministra se encontraba de vacaciones y viendo partidos de fútbol en Buenos Aires, cuando cientos de alumnos debían abandonar sus clases por la filtración de las lluvias.


Es más que conocido en el ambiente educativo que Rodríguez Saá quiere llevar toda la educación hacia los colegios generativos. Un polémico experimento que ha sido más que criticado por los gremios docentes ya que no tiene sustento académico y los concursos no han sido avalados por la junta.


Además se pone el foco en el nombramiento de personal que proviene más de distintos sectores políticos.


En su discurso, el gobernador “invitó” a las escuelas a convertirse en generativas para recibir fondos. Un acto más que repudiable que tiene como rehenes a los niños que ven como se vienen abajo los colegios.